La ruptura amorosa: cómo enfrentar el proceso

Home / Blog / La ruptura amorosa: cómo enfrentar el proceso

ruptura amorosaEnfrentar una ruptura amorosa es algo que toca a casi todas las personas en algún punto de la vida. Constituye un desafío que implica el proceso de duelo por la pérdida en distintos niveles de aquella persona que se amó. Junto con dejar a la persona, frecuentemente surge la necesidad de renovar la vida no solo en términos sentimentales, sino también en relación con proyectos que se oscurecen de la mano con la relación. El abandono de una cotidianeidad que implicó a otra persona nos pone de cara frente a la necesidad de volver a hacer del proyecto de vida algo propio.

El camino que se abre ante nosotros se puede sentir a ratos como algo que excede nuestras capacidades, ante la incertidumbre con la que se presenta el futuro, y otras, como la posibilidad de encontrar nuevos caminos y aventuras. Esto, debido en parte a la naturaleza dual que implica el romper emocionalmente los lazos con una persona.

Comenzar una nueva vida, mientras se toma distancia a partir del propio pasado. Una esperanza, que nos lleva hacia adelante, junto a la nostalgia que mira hacia atrás y lo perdido en el camino. Comenzamos así a transitar en un continuo acercarse y alejarse de lo que amamos.

La manera a través de la cual la pareja dio forma a su relación es algo que les pertenece a ambos hasta el momento de la ruptura amorosa, en donde el camino para seguir adelante lo construye uno mismo. Es por lo primero que naturalmente no existen pautas ni reglas que dicten la manera correcta de hacer las cosas, y por lo segundo que cada persona debe sentirse en la libertad de tomar el camino que considere apropiado, cuando lo crea necesario.

Sin embargo, dentro de la naturaleza dual de la que hablamos más arriba, existe la posibilidad de quedarse estancados con la vista que, mirando constantemente al pasado, nos deja estáticos en una posición que nos impide dar el siguiente paso. Esta mirada toma en ocasiones la forma de creencias, a las que nos aferramos como la única cosa que nos mantiene aferrados a la persona.

Creencias vinculadas a la ruptura amorosa

Hay creencias que se sostienen justamente en nuestra falta de incidencia en ellas, como no poder tolerar el haber sido abandonados, o pensar que no se volverá a encontrar el amor. En ambos casos, existe una parte de esa idea que sostenemos sobre la cual no tenemos la capacidad de actuar, lo cual debe ser nuestro guía al momento de intentar dejarlas ir. En relación al abandono, está de por medio la decisión de otro, que por más que se quiera no se puede cambiar. Por lo mismo, el foco debe cambiar respecto a las cosas que si puedo hacer por mí mismo, y recordar que a lo largo de todo el proceso el elemento que nos ayudara en la sanación es el tiempo. No existe la inmediatez en el proceso, y de la misma manera en que tomó tiempo acostumbrarse a compartir con una persona, tomará tiempo acostumbrarse a estar con uno de nuevo. Durante esta etapa es vital buscar entre las personas que uno considera cercanas, como amigos o familia, el apoyo, en conversaciones para desahogarse si es que se necesita, o justamente lo contrario, y poder encontrar en ellos una buena distracción.

Respecto a la creencia de que tras la ruptura amorosa no se volverá a encontrar el amor, es importante comenzar por recordar que desde donde uno se encuentra situado es que se ve hacia adelante, y que, por lo mismo, durante el periodo de luto el futuro se mostrara solo con la forma y color de la relación que va quedando atrás, que es lo que más fuertemente sentimos en ese momento. Con el paso del tiempo, nos iremos dando cuenta de cómo, de la misma manera en que no soy la misma persona que era hace 10 años, la persona que soy hoy día es distinta a quién comenzó la anterior relación. En la constante evolución en la que nos encontramos, es completamente posible que en mi forma de presentarme al mundo nuevas cualidades y personas reluzcan, y a su vez, yo aparezca de una nueva forma ante ellas o ellos.

Los capítulos en nuestras vidas pueden verse marcados por la presencia y paso de ciertas personas, y el cambio puede resultar desafiante. No obstante, detrás de este se encuentra una nueva posibilidad de ser, y junto a ella un nuevo capítulo por escribir.

Autor: Santiago Echeverría Croquevielle

También te puede interesar: