La infoxicación: las consecuencias del exceso de información

la infoxicación en medios físicos

El acceso a internet ha facilitado la conexión a una enorme cantidad de información que hoy en día está al alcance de casi cualquier persona: ha incrementado las comunicaciones, se ha iniciado una tendencia de compras en línea y es el principal foco publicitario de todas las marcas a nivel mundial. Con todo esto, el tiempo invertido en la red ocupa gran parte del día de millones de personas ¿cuántas veces no consultamos las redes sociales? Al igual que vamos a ellas apenas despertamos en la mañana.

Es un hecho que gracias a mucha información que podemos obtener, contamos con más opciones para nuestro aprendizaje y formación. Sin embargo, gran flujo de información de fuentes no verificadas puede causar malas impresiones o manipulaciones. Por otra parte, no siempre sabemos gestionar adecuadamente esta dependencia a la información y muchas veces las personas comienzan a presentar síntomas o malestares relacionados a esta sobrecarga que puede generar consecuencias en nuestra rutina. 

¿Qué quiere decir infoxicación? 

la infoxicación en medios tecnológicosEste término se ha vuelto muy común y del mismo modo sus manifestaciones, un ejemplo de ello se ha presentado por el fenómeno actual de la pandemia del covid-19 y la gran cantidad de información sin respaldo científico o de carácter especulativo que se divulga en medios digitales. Al respecto, la infoxicación proviene de un acrónimo de “intoxicación por información”, este término se hizo popular a partir de Alfons Cornella, un físico teórico que habló sobre el tema en el año 2000. 

Este exceso de información o “information overload”, se debe a que siempre estamos recibiendo información sin poder dedicar realmente tiempo y completa atención a todas estos datos. Esto nos deja sin oportunidad para profundizar en una idea y nuestra atención va saltando de un tema a otro, haciendo que se pierda la relevancia que puede aportar la información veraz y de interés para cada persona.

Aspectos negativos o consecuencias

Esta realidad lleva a los individuos a experimentar sensación de angustia, ya que muchas personas no reconocen un límite y se sienten incapaces de digerir tanta información. Algunas de las consecuencias identificadas por los profesionales de la salud mental son las siguientes.

Desinformación

Paradójicamente se ha asociado a la desinformación y a la toma de malas decisiones debido a que esta avalancha de datos induce a una incapacidad de procesar racionalmente, de forma crítica, toda la información. En especial en algunas personas en concreto como adultos no tan jóvenes y personas de bajo nivel educativo.

La necesidad por estar conectados

La necesidad de estar actualizados constantemente sobre temas actuales es otro aspecto que puede significar pérdida de tiempo significativo a otras tareas de gran importancia para nuestro desempeño, que a fin de cuentas es lo que nos permite alcanzar nuestras metas. 

Sobrecarga

Por lo tanto, una persona sobrecargada recibe impactos de información durante el día que no puede gestionar bien y su sentido para discriminar información relevante o de calidad puede verse afectado. En relación al tipo de información que más sea recibida las personas pueden incluso experimentar graves consecuencias como estrés, ansiedad y disminución de su capacidad para concentrarse. 

¿Cómo lidiar con la infoxicación?

Aunque se habla mucho de este tema, en realidad no existen suficientes estudios al respecto y la información que se ha obtenido realmente no indica que contar con gran cantidad de información sea perjudicial o contraproducente. En este aspecto, se ha demostrado que el término “infoxicación”, realmente es un estado que podemos afrontar y con el que se puede lidiar de forma natural. En tanto, es importante reconocer que estamos siendo arrastrados por este problema y optar por maneras para modificar estas rutinas, como aplicar estrategias de búsqueda de información y comenzar a evaluar ciertos contenidos antes de tomar cualquier comunicado como real.

la infoxicación en medios físicosLa mayoría de las personas entrevistadas sobre este aspecto han afirmado que la abundancia les emociona y genera beneficios. No obstante, se ha encontrado que algunas personas están predispuestas a presentar en mayor medida los síntomas que les restan bienestar, como aquellos que poseen menos habilidades para el manejo de internet, mayor edad y menos recursos económicos.

La navaja de Ockham, una de las estrategias sugeridas

El método científico implementado en la navaja de Ockham, expone que en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable. Al respecto, buscar información para resolver un problema puede facilitarse mediante esta premisa, siendo posible rescatar la información de mayor calidad al realizar una búsqueda.

Otras estrategias

También existen técnicas de productividad que pueden ayudar a organizar el tiempo implementado en las redes sociales cuando el problema implica que perdemos mucho tiempo en las redes sociales. Para ello, la técnica pomodoro, que establece tiempos de trabajo y de descanso, al igual que el time batching, son muy sencillas y mejoran los resultados desde el primer día, tanto para ser productivo como para aprender a introducir descansos cortos en nuestro trabajo.

La infoxicación y el malestar en la cultura

Los profesionales de la salud mental, han contemplado que la infoxicación se trata de uno de los fenómenos menos problemáticos en la vida cotidiana. Esta se presenta en situaciones concretas de la trayectoria personal y cuenta con soluciones autoaplicables que se basan en cambios para los que ya existen numerosas formas de ayudarnos a conseguir nuestra mejora. 

A pesar de esto, representa un problema significativo para algunas personas, ya sea desde el aspecto emocional, intelectual o en cuanto a su comportamiento. A su vez, se debe de reconocer como muchas organizaciones saturan a sus usuarios con información para ser captados y crear una “necesidad” para adquirir el producto. A su vez, además de ser utilizado para la venta, este fenómeno ha resultado en una justificación para integrar algunos nuevos perfiles profesionales como el llamado curador de contenidos.

En conclusión, los problemas que derivan de la poca productividad y la necesidad por mejorar la atención deben de ser tomados en cuenta y debemos saber que se pueden presentar a la par, o a causa, de patologías reales. Por ello, determinar fuentes fiables, contrastar y analizar la información debe de ser una práctica recurrente y un punto de enseñanza para la nueva generación que ha nacido en la época digital, enseñándoles a generar juicios por sí mismos y a contrastar información.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp