fbpx

La arteterapia y su aplicación en niños y adultos

la arteterapia en acuarelas

El arte es una manifestación humana que nace de la creatividad y la expresión tangible de contenidos imaginarios. Por estas mismas características el arte en todas sus variantes (pintura, escultura, escritura, música, actuación) es un medio perfecto para potenciar el autoconocimiento y fomentar la creatividad tanto en niños, seres creativos por naturaleza,  como en personas adultas, quienes muchas veces han perdido la facilidad de expresarse. 

Las personas que involucran el arte en sus vidas tienden a ser más sensibles y empáticas, además conocen con mayor facilidad aspectos profundos de sí mismos. ¿Puede ser el arte por sí solo suficiente para sanar algunas heridas emocionales? Conoce los ámbitos de aplicación de la arteterapia para comprender la diferencia.

¿En qué consiste la arteterapia?

Se trata de una práctica psicoterapéutica complementaria del enfoque humanista, donde se procede a utilizar actividades artísticas como vía terapéutica. La arteterapia implementa técnicas orientadas a que los individuos puedan expresarse más allá de los límites de la comunicación verbal. En este modelo terapéutico los avances se identifican mediante el seguimiento de los casos y uno de sus objetivos principales es practicar la espontaneidad, de modo que lo plasmado o manifestado (pinturas o figuras de arcilla, por ejemplo) llegue a ser completamente una representación de algún aspecto propio.

Se involucra tanto en la exploración y expresión emocional como la superación de bloqueos creativos relacionados a la solución de problemas y el afrontamiento. Por ello, las formaciones en psicoterapia están orientadas a profesionales de la salud mental que realizan preparaciones complementarias o masters y muchas veces siguen su propio proceso terapéutico antes o durante el curso de esa disciplina.  

Ámbitos de aplicación en Arteterapia

La terapia basada en arte no iguala su alcance al de las intervenciones psicológicas formales que manejan un encuadre clínico, como la psicoterapia cognitiva-conductual, la psicoterapia centrada en la persona, gestalt, psicodinámica, entre otras. Sin embargo, es una psicoterapia complementaria (puede realizarse a la par con un proceso psicoterapéutico individual) y también una práctica que fuera del cuadro clínico fomenta el crecimiento personal, puede utilizarse como vía de autoconocimiento y estimula el desarrollo de habilidades como la percepción, la intuición, la creatividad y el desenvolvimiento.

En síntesis, el terapeuta puede trabajar con pacientes que posean trastornos psicológicos, abordar los miedos y permitir cierres con vivencias traumáticas pasadas. Además, en los niños involucra otros aspectos esenciales para su desarrollo cognitivo, emocional y psicosocial. Es por ello que no identifica límites de edad para su aplicación, aunque se recomienda que para el trabajo con grupos se seleccionen participantes contemporáneos para que las técnicas puedan ser aplicadas a todos los presentes bajo la misma consigna.

Arteterapia en niños

Dibujar es la primera expresión subjetiva de los infantes, normalmente lo primero que trazan es el monigote, una figura antropomórfica que consta de cabeza y extremidades. A partir de ese inicio si se estimula la creatividad y se le impulsa a plasmar espontáneamente lo que desee se pueden reforzar muchas áreas importantes para su desarrollo.

la arteterapia en niños Por ello, la expresión artística es perfecta para el abordaje infantil y atraviesa las barreras de las resistencias que puedan tener hacia la figura del terapeuta o psicopedagogo. De ese modo se puede utilizar para manejo del fracaso escolar, abordaje de trastornos de atención y otras dificultades que requieran drenar emociones, practicar la concentración y reforzar la creatividad.

Aún más, el arte como método pedagógico es una herramienta para apoyar el aprendizaje significativo con la implementación de collages, esculturas, dibujos y dramatizaciones para que puedan adquirir los conocimientos en función de la experiencia y la creación de modo que se aleje del modelo clásico escolar basado en la memorización de la información (el cual genera la mayoría de problemas académicos y de baja motivación).

Arteterapia en adultos

Este enfoque de terapia puede pasar desapercibido por muchos adultos al considerar que un grupo de personas sólo se encuentra en una clase de pintura, aprendiendo a pintar mandalas porque está de moda o en sesiones de karaoke por diversión. La realidad es que muchos grupos de arteterapia no son precisamente algo muy distinto en apariencia a estas menciones, pero sí en cuanto a sus objetivos principales. 

No se trata de hacer buenas obras o de mejorar habilidades artísticas. Todas las tareas asignadas cuentan con una finalidad y se apoyan en un aspecto cognitivo o emocional que se va a reforzar.

Su aplicación en adultos va desde el manejo del estrés y la ansiedad, pasando por el abordaje de algunos trastornos psicológicos y psiquiátricos llegando a su importante aplicación en las residencias de ancianos. Se pueden encontrar entre sus usos los siguientes más destacados.

Adultos mayores

Los adultos mayores poseen características de su estadío de vida muy específicas a sus condiciones de viudez, nido vacío, crisis ante la cercanía de muerte y algunas enfermedades crónicas. Por ello en muchos de ellos se aplica la arteterapia para menguar sus niveles de ansiedad, incrementar su autoestima, fomentar la participación social y estimular sus funciones cognitivas disminuyendo la probabilidad de sufrir deterioro cognitivo leve.

Trabajo con las emociones

Abordar el proceso creativo de los adultos, como se ha mencionado, les puede ser de gran utilidad para facilitar la toma de decisiones y la resolución de problemas, también es un medio seguro para expresar emociones dolorosas, siendo utilizado incluso como técnica en otros enfoques de psicoterapia individual para complementar el proceso de reconocimiento de las emociones.

Psicopatologías

El trabajo que se realiza en las técnicas aplicadas con la arteterapia puede ser aprovechada para objetivos terapéuticos relacionados con trastornos psicológicos como la ansiedad generalizada o los trastornos alimenticios, abordando metáforas y expresiones no verbales que muchas veces pueden facilitar que se detecten distorsiones propias de estos trastornos. Por ejemplo, dibujar en un papel muy grande la figura corporal trazando líneas al ras del cuerpo puede permitir contrarrestar la dismorfia corporal de una persona con anorexia, al menos lo suficiente para que ponga en duda sus creencias. 

Finalmente el arte favorece la integración y personas con deficiencias psíquicas pueden contar con un apoyo para su rehabilitación cognitiva. Este enfoque también ha sido usado en pacientes psiquiátricos con patologías como la esquizofrenia.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp