Influencias de las emociones en la alopecia

Peine con hebras de cabello

Muchas veces pensamos que lo que decían nuestros abuelos no tenía sentido alguno y que no era más que “cuentos viejos de ancianos”. En realidad si que es posible que te quedes sin cabello por tanto estrés, presión o depresión.

La alopecia es la pérdida de cabello en cualquier parte del cuerpo; aunque la más común y preocupante suele ser en el cuero cabelludo. Las personas que padecen de esto suelen hacerlo por diferentes causas pero a la que daremos énfasis en este artículo es aquella que lleva a cabo sus síntomas en base a nuestras emociones y sentimientos.

Es justo en este punto donde existe una prueba más de que el estrés, nuestros pensamientos, emociones y sentimientos pueden afectar a nuestro cuerpo (Para todos aquellos que no lo creían hasta entonces). Esta enfermedad puede surgir cuando nos vemos constantemente sumergidos en sentimientos depresivos, estrés y presión constante. Por supuesto, ahora mismo te explicamos cómo funciona y qué debes hacer para comenzar a prevenirla.

¿Por qué sentirnos mal contribuye a la caída de nuestro cabello?

Para entender cómo funciona la alopecia es necesario saber que en nuestro cuero cabelludo no existe sólo cabello. Está comprobado que poseemos ciertos receptores en esa área; más específicamente en esos micro agujeros de piel que contienen cada vello en su interior llamados folículos capilares. Estos folículos son los encargados de generar la hormona llamada corticotropina en cuanto nuestro cuerpo detecta estrés y niveles bajos de cortisol circulante.

Podemos decir entonces que la acumulación de corticotropina en los folículos capilares produce debilitamiento acelerado del folículo piloso.  En palabras mortales; mientras más te expongas al estrés, más posibilidades de perder el cabello tendrás y si ya lo estás perdiendo, más cabello perderás con el paso del tiempo.

 

alopecia

¿Qué debo hacer en caso de padecer de alopecia?

Lo primero e irónicamente correcto es tomar la calma; no estresarte. Seguido a esto, sería recomendable asistir a actividades que fomenten nuestra paciencia. El estrés del día a día suele ser constante debido a nuestra baja tolerancia creada tras años y años de adaptarnos a correr día tras día como pollos sin cabeza; muy rápido, pero sin un destino real.

La mejor actividad que podemos recomendarte desde todo punto de vista es la meditación. Esta actividad tiene una gigantesca lista de beneficios de la cual hablaremos luego. En este caso, dicha actividad ayuda de gran forma al desarrollo de la tolerancia, la paciencia y la importancia de nosotros mismos; donde nos daremos cuenta de que ningún problema es lo suficientemente grande como para destruir nuestros nervios y por consiguiente; nuestro cabello.

Asiste a psicoterapia. La psicoterapia te ayuda bastante de la misma forma que la meditación, sólo que a diferencia de esta, nuestra cita será con un psicoterapeuta y no con nosotros mismos. El psicoterapeuta nos guiará correctamente para encontrar todo aquello dentro de nosotros que nos ocasiona los problemas que tenemos actualmente. Es común pensar que el origen de nuestros problemas existe sólo en nuestro exterior, en las personas que nos rodean, en nuestro jefe, nuestros familiares, nuestro entorno. La realidad es que muchas de las cosas que vivimos en la actualidad existen como efecto de alguna causa de nuestro pasado; alguna decisión que tomamos o no tomamos en el pasado. Esto y mucho más nos lo enseña tanto la meditación como asistir a psicoterapia.

Otra forma bastante efectiva de eliminar tu estrés diario es practicar yoga o hacer ejercicio físico. Ambas actividades nos generan las tres hormonas de la felicidad: endorfina, serotonina y dopamina. Por separadas, estas hormonas nos hacen sentir muy bien; pero juntas su efecto es increíble y elimina totalmente todo el estrés que tengamos encima.

Tu peor enemigo eres tú mismo. Consejos para internalizar y ver las cosas desde otra perspectiva

Es justo aquí donde esta frase toma todo el sentido del mundo. Solemos ponernos a nosotros mismos en aprietos constantemente. Decimos que sí a cosas que realmente no queremos, aceptamos personas o situaciones que no nos favorecen por simple presión social y eso nos afecta luego emocionalmente.

No puedes negar que al menos una ves en tu vida te has visto obligado u obligada a hacer cosas que realmente no quieres hacer para guardar las apariencias, para no herir los sentimientos de alguien más o para evitar las miradas despectivas de otras personas. Nunca se nos ha enseñado a decir no y esto, a medida que crecemos, nos ha generado una gran cantidad de problemas en nuestra vida, ya que muchas veces terminamos asociando sus orígenes con lo externo pero no solemos detallar que fue lo que hicimos o no hicimos para que ocurriera, o en otras palabras, nunca tomamos en cuenta nuestras acciones.

Cuando apartamos la importancia de nuestras acciones de los problemas que enfrentamos, prácticamente estamos dejando que nuestra vida tome un camino incierto, donde navegamos sin un rumbo fijo al no tomar el timón de nuestra responsabilidad. Esto por sí mismo ya es bastante negativo debido a que libera una cadena de hechos que de no ser corregido a tiempo, pueden destruir nuestra perspectiva positiva de vida.

Es posible que también te recomienden evitar o desaparecer en el momento que ocurra algo que pueda estresarte; algún problema o acontecimiento imprevisto. Es cierto; de querer evitarlas puedes hacerlo sin problemas. Pero ahora bien… ¿Te parece correcto vivir toda tu vida huyendo de los problemas y el estrés? Sufrir de alopecia es grave, pero no mortal. No pospongas tu vida porque alguien más te lo diga. Querramos o no, los problemas siempre serán parte esencial de nuestra vida; nos enseñan, nos forman, aprendemos a solucionar otros problemas por ellos, nos hacen crecer. Es por ello que son tan necesarios;  pero claro, todo en exceso crea desbalance, y el desbalance no nos favorece en lo absoluto.

Aprende de tus errores, vive tu vida plenamente aprendiendo de tus problemas y sonríele a todo lo que te espera en el futuro.

 

 

 

 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079