fbpx

Ghosting vs Responsabilidad Afectiva: afrontar los conflictos en las relaciones

Ghosting

Las relaciones actuales en su mayoría se basan en interacciones mediante las redes sociales, conversaciones a distancia y el uso de internet para conocer y mantenerse en contacto con amigos, pareja y familia. Es importante reconocer que aunque es posible evitar malentendidos y que las partes estén enteradas del interés que se tiene, repasar este tema y compararlo con la responsabilidad afectiva nos demuestra como vivir mejor nuestro contacto con pares.

Definición de ghosting

Ghosting

Se trata de un término anglosajón que proviene de la palabra en inglés “ghost” o fantasma y que describe la acción de cortar la comunicación con una persona de manera brusca y sin previo aviso. Esta manera de desaparecer e ignorar a personas con quienes guardan una relación afectiva es común en las relaciones sexo-afectivas pero también se aplica a amistades, familia, compañeros y otros vínculos. 

 

Esta “tendencia” a abandonar las relaciones sin una explicación o aviso suele ocurrir mediante redes sociales y otras comunicaciones vía internet y líneas telefónicas. Por lo tanto, para quien lo sufre, se comienza a identificar con un mensaje sin respuesta y pueden despertar en primera instancia la preocupación de quien les quiere y aprecia, pasando por el dolor de la duda y el proceso de olvido sin conocer las razones o la justificación.

 

De este modo, quien lo aplica no hace frente a sus emociones ni al conflicto perjudicando a la otra persona a la vez que aprende a hacer frente a ser responsable en sus relaciones, aceptar errores, enfrentar lo que le genera desagrado o ser seguro de sí mismo.

 

¿Qué es lo contrario al Ghosting?

Sentir que le debemos algo a las personas que conversan, conviven y comparten con nosotros de alguna manera no es del todo equivocado. Esta retribución sin embargo no tiene que ser en contra de nuestros deseos o necesidades, se trata de tomar en cuenta que incidimos en otros y que las partes implicadas en una relación se ven afectadas por las acciones del otro.

 

En este sentido, se considerará a la otra persona en una circunstancia en la que no puede comprender la ausencia sin una explicación previa haciendo uso de lo que se denomina “responsabilidad afectiva” un concepto que no busca irrumpir nuestros espacios de independencia sino marcarlos tomando en cuenta que nuestra forma de actuar es un conjunto que incluye la presencia, los gestos, la comunicación de nuestras emociones, aclarar expectativas y explicar nuestra conducta en determinadas situaciones.

 

La responsabilidad afectiva permite que las relaciones de pareja se basen en acuerdos y se ejecute una dinámica más sana para la relación, tratándose además del respeto con empatía. Cabe mencionar, que también abarca que cada persona es responsable de sus emociones y no debemos culpar al otro de lo que sentimos.

 

¿Por qué muchos prefieren el ghosting?

Aunque no se puede encerrar a todos los casos en una sola razón o un conjunto de generalizaciones, en psicología, cuando no se hace frente a las rupturas o conflictos interpersonales se exponen una serie de casos o características que pueden aportar un acercamiento al por qué de las personas que simplemente desaparecen.

 

  • Evitar situaciones complicadas puede verse en personas que no pueden canalizar sus emociones y para ellos hacer como si nada hubiera ocurrido encubre su ansiedad por expresarse y abrirse a otros.
  • Cuando se atraviesan episodios depresivos o trastornos de ansiedad quienes lo sufren pueden perder su energía y su impulso por relacionarse, aislarse de los vínculos sociales es incluso uno de los síntomas de la depresión y en estos casos la persona puede necesitar ayuda aunque no la pida.
  • Algunas personas no toman parte de su tiempo para priorizar sus vínculos, sus ocupaciones pueden hacer que olviden comunicarse o responder los mensajes de una persona particular (si lo recuerdan después de mucho tiempo les da vergüenza responder). Esto suele pasar con amistades, relaciones nuevas e incluso familia.
  • En ocasiones, las personas narcicistas manipulan mediante la ley del hielo y no dejan claro su poco interés en una relación seria.
  • Carece de nociones éticas relacionadas a la responsabilidad afectiva en las relaciones ya sea que no se le hayan reforzado durante su desarrollo o porque se ha rodeado de personas que cometen estas acciones y se ha normalizado.

 

Se puede acotar, que el conocimiento de las posibles razones del ghosting no brinda una justificación a estas acciones y se exponen para que las personas reconozcan la problemática, los problemas emocionales que la causan y le brinden a los que han sido víctimas de ghosting una referencia para comprender que ellos no han sido el problema.

Consecuencias del ghosting

Las campañas y movimientos en redes sociales por dar a conocer este tipo de maltrato cuentan con la finalidad de corregir el esquema sobre relaciones que tienen algunas personas y que lleva muchos jóvenes y personas de todas las edades a dejar sin concluir relaciones en que la otra parte no se entera de qué ocurrió. Algunas de las consecuencias evidenciadas son:

Para la víctima 

Aunque la relación sea informal cuando no se tiene consideración a las emociones del otro con quien nos relacionamos el daño emocional que puede recibir esa persona, deterioro de su autoestima e inseguridades en futuras relaciones. Dejar que alguien genere sus propias conclusiones y considere que puede haber hecho algo mal o que no vale lo suficiente incluso desencadena alteraciones afectivas. Por lo tanto, lo más apropiado es comunicar con tacto que no se desea continuar la relación o seguir conociéndose.

Para el “fantasma”

Aunque el objetivo del ghosteo tiende a ser evitar la ansiedad por comunicarse y enfrentarse a un conflicto o a una conversación incómoda, en realidad, esta evitación no detiene la fuente de ansiedad y en muchas ocasiones lo que se hizo para no cerrar esta relación puede crear preocupación más adelante. Este efecto rebote es una de las consecuencias para quien no se hace responsable de sus relaciones y no se comporta de una manera ética, valores importantes para conformar nuestra personalidad y reconocernos como personas valiosas y justas.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email