El rostro del feminicidio en América Latina: un fenómeno en aumento

Home / Blog / El rostro del feminicidio en América Latina: un fenómeno en aumento

feminicidioActualmente el feminicidio y la violencia de género toman su cara más visible no porque sea reciente sino porque, al parecer, hay más gente luchando por sus derechos. Los medios de comunicación, en tanto, pese a que rayan en el morbo, ya no usan tantos eufemismos. Si bien no todos los gobernantes están tomando conciencia de la gravedad de estos hechos, en algunos países se están generando nuevas leyes para sobrellevar este tipo de situaciones, lo cual ciertamente es un avance.

Pero vamos por parte. Si bien la definición de “feminicidio” no lo encontramos con facilidad, podríamos decir que se trata de asesinatos de mujeres por razones de género. Sí, se trata finalmente de un crimen de odio, el que motiva a su vez a los hombres a atentar contra la vida de las mujeres y niñas por desprecio, placer o sentido de posesión hacia ellas.

En América Latina, 12 mujeres, en promedio, son víctimas de feminicidio de forma diaria, según arroja el Observatorio de Género y Equidad.

Ante cifras tan alarmantes cabe preguntarse cómo entender la ligazón entre un femicidio y las causas probables que llevaron a un hombre a cometerlo. ¿Qué nos dice la Psicología?. ¿Cuál es la causa es la más común? Cuando una persona percibe una amenaza hacia algo que considera como propio, es común que responda defensivamente frente a ello; no obstante, el límite con lo patológico está relacionado con trastornos de personalidad caracterizados por inseguridades, envidia, egoísmo y baja autoestima. ¿Y si esto fuera así, ¿Habría mejores salidas para identificar a los femicidas y acabar con el miedo a denunciar por parte de las mujeres víctimas de violencia reiterada? ¿Se podría persuadir, por lo menos, a las parejas con problemas para tomar terapias en conjunto?

CELOPATÍA EN CURSO

Si bien existen varios tipos de celos, quizás los amorosos son los que se han transformados en los más patológicos de todos, los con resultados más cruentos y los más difíciles de atacar’

Para darnos cuenta de quién está pasando por un momento de celopatía es clave observar que en la mayoría de los casos, el celoso adhiere a la idea de que, en este caso, la mujer le pertenece y llega a la conclusión sin prueba aparente de que le es infiel, busca atraparla en el acto.

Luego, vienen los episodios de violencia, trata de dañar a la mujer, la golpea, la amenaza, pone en peligro su vida o la de sus hijos. La paranoia se apodera de él y es probable que desarrolle un trastorno obsesivo compulsivo. La parte fatal ya la conocemos: llega al feminicidio.

TRATAMIENTO PARA UN CELÓPATA

La celopatía se encuentra en casos de esquizofrenia, neurosis, trastorno bipolar, personas alcohólicas o con alguna disfunción sexual. El celoso se siente inseguro y con un intenso deseo de controlar todo.

Ahora bien, profesionales como psiquiatras, sexólogos y psicólogos dan cuenta de tratamientos eficaces para controlar la aparición de esta respuesta emocional iracunda y patológica que muchas veces lleva a los hombres a matar a sus mujeres.

Lo ideal, en todo caso, es que la pareja acuda a pedir ayuda a estos profesionales, pues una adecuada evaluación arrojará cuál es la mejor herramienta para tratar el problema que se está suscitando. Finalmente, si vamos al aspecto más personal de este asunto, la prevención es también la ayuda más importante para desligarnos de las aberrantes cifras de femicidio.

Sabemos que el camino es largo, en el femicidio no sólo cuentan los celos, más arriba explicábamos la relación sociológica que va marcando la pérdida de vidas de mujeres en este lado de occidente. Sin embargo, podemos comenzar con lo más simple, desde la educación, desde nuestros niños y el trato hacia la mujer. También potenciando las redes de ayuda, para que las mujeres puedan denunciar con confianza, desde tratar con sus amigas hasta con la policía, evitar la revictimización y mejorar las leyes que las protegen. Que el emblema de #Niunamenos se alce como grito de lucha entre el que osa agredir a una mujer y una sociedad lista para sancionar. Más que mal de la mitad de los femicidios en el mundo se producen en América Latina (Fuente: EFE)

Estadísticas sobre Feminicidio

Chile, Abril de 2017: Mauricio Ortega atacó a Nabila Rifo, a quien le fracturó el cráneo y arrancó los globos oculares. Argentina, Octubre de 2016: Una chica de 16 años muere, con signos de empalamiento, en un crimen aberrante. Brasil, marzo de 2017: el guardameta brasileño Bruno Fernandes es liberado de prisión tras cumplir parcialmente una pena por el asesinato de su examante.

Brasil. Posee la quinta mayor tasa de femicidios del mundo, con 4,8 casos por cada 100.000 mujeres.

Argentina. Posee una media de uno cada 30 horas, con 271 asesinatos en lo que va de 2016.

Perú. Posee 108 femicidios en lo que va del año 2016.

Guatemala. Hasta el 31 de octubre de 2016, 630 femicidios.

Honduras. 228 asesinatos entre enero y junio (uno cada 18 horas).

El Salvador. En el primer semestre del año 2016 se reportaron 154 muertes.

Nicaragua. 45 mujeres han sido asesinadas en 2016.

Chile. Sin cifras. Gobierno tramita un proyecto de ley que amplía el delito de feminicidio a las parejas que no estén casadas.

Uruguay. 18 casos.

Paraguay. Lleva en 2016 al menos 35 femicidios. Se aprobó en el Parlamento la ley de protección integral contra la violencia hacia las mujeres.

Venezuela. En el primer semestre del año 2016, hubo 75 asesinatos de mujeres frente a los 57 de 2015 en el mismo período.

Colombia. 38 femicidios y 45 tentativas.

México. Un promedio de 7 mujeres fueron asesinadas a diario entre 2013 y 2015, cifra que en el período de 2001 a 2006 fue de 3,5.

Costa Rica. Contabiliza 19 asesinadas.

Panamá. Contabiliza 14 femicidios.

Puerto Rico. Se reportan 10 muertes.

(Fuente: Observatorio de Género y Equidad, 2016)