La familia del siglo 21: Diferencias respecto de la familia tradicional

La familia del siglo 21 Diferencias respecto de la familia tradicional
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La familia está constituida por un grupo de personas relacionadas por lazos de filiación o pareja, normalmente se integran conceptos como el parentesco y la convivencia.

A medida que la globalización se ha imponiendo en la sociedad, la misma ha ejercido una importante influencia en cuanto a las nuevas costumbres aceptadas en las familias modernas o del siglo 21, quienes tienen una mayor apertura frente a las costumbres tradicionales.

Esto no significa que las familias tradicionales ya no existan, aunque se evidencia un progresivo aumento de las familias modernas, quienes poseen sus propias estructuras integradas por multiculturalidad, multidiversidad y apertura social.

Características de la familia del siglo 21

Los vínculos afectivos toman protagonismo

La familia puede ser conformada por dos personas que tuvieron hijos por relaciones pasadas, padres homosexuales o familias incluso monoparentales. Es por ello que la importancia  de estas familias prevalece en el mantenimiento de relaciones saludables basadas en la comprensión y vinculación emocional toman protagonismo sobre las estructuras o convencionalismos sociales tradicionales, tal como sucede por la crítica al divorcio, soltería, etnia, raza u orientación sexual.

Participación económica de los integrantes de la familia

La familia del siglo 21 Diferencias respecto de la familia tradicionalLa responsabilidad económica ya no recae solamente en el hombre, la mujer ahora participa activamente en su rol a nivel económico, creando un sistema de mayor equidad para ambos géneros.

En algunas familias incluso se promueve el feminismo, en el que la mujer prácticamente asume el rol como la jefa del núcleo familia, al tener mejores condiciones u oportunidades laborales frente al hombre.

Disminución del sexismo

El hombre ya no necesariamente es el jefe de la familia. En la familia moderna tanto la mujer como el hombre participan en los procesos de crianza, mantenimiento del hogar y participación en las distintas actividades que anteriormente eran exclusivas de la mujer o el hombre, donde normalmente predominaban las prácticas del machismo.

Mayor tolerancia

En las familias modernas se aceptan abiertamente las nuevas costumbres que progresivamente son adoptadas por la misma sociedad, como las preferencias de identidad sexual, aptitudes o preferencias, o participación en círculos sociales no tradicionales. Ya que hay una promoción y respeto a las inclinaciones e intereses individuales dentro de la familia, por lo que no se obliga a encajar en un molde preestablecido por la sociedad.

Así mismo aunado al punto anterior, hay una participación tanto de los padres como los hijos en las distintas tareas del hogar, creando un sistema de trabajo en equipo, en el que todos se comprometen y se hacen responsables del mantenimiento de la familia y su adecuada convivencia.

Conviven en un entorno tecnológico

Existe una importante dependencia a la utilización y aprovechamiento de las tecnologías, con el objetivo de mantenerse en comunicación y a la vez conocer lo que está ocurriendo día a día. Sin embargo, paralelamente dicha dependencia puede generar cierto aislamiento o integración de la misma familia.

Poseen un control de natalidad

En las familias tradicionales se busca crear una familia numerosa para que la misma procree nuevas generaciones sucesivamente, aunque en la actualidad las familias modernas pretenden tener un número reducido de hijos o incluso estar exentos de ello, ya que existe una mayor consciencia sobre la responsabilidad y compromiso de la crianza, además de los altos costos que representa tener un hijo en la era moderna.

Por su parte, se habla que existe un menor tiempo de calidad con los hijos, generando este rechazo al asumir una nueva responsabilidad, puesto que para ofrecerle un bienestar económico a sus generaciones siguientes significa menos tiempo en el hogar y más tiempo en el trabajo a los fines de poder producir económicamente.

Esto genera que en la sociedad en ciertos países enfrenten importantes desafíos debido a que la población joven está disminuyendo significativamente, y a su vez se desencadena con ello el interés por tener más tiempo libre, viajar o tener más hobbies con un menor sacrificio.

Situaciones problemáticas dentro de las familias modernas

A pesar que en comparación con la tradicional las familias modernas tienen claros beneficios, existen ciertas situaciones que en la actualidad son problemáticas dentro del núcleo familiar, tales como:

  • No poseer una consciencia de ahorro, dejándose llevar solo por la apariencia o vivir el presente, lo cual puede desencadenar importantes deudas, generando fracturas dentro de la misma familia.
  • Abusar del consumo de la tecnología, ocasionando el aislamiento tanto de los hijos como de los padres.
  • La poca intervención de los padres al darle libertad plena a sus hijos frente a importantes factores de riesgos que pueden estar en su entorno social, como la promiscuidad, consumo de drogas, alcohol o sustancias que perjudican su desarrollo.
  • Dificultades para definir los roles entre la pareja, por crianza o formas de pensamiento, por ejemplo un hombre criado por una familia tradicional y una mujer criada por una familia moderna, lo cual puede provocar inconvenientes por no estar de acuerdo con ciertas práctica.

La base fundamental es la comunicación

En las familias modernas existe el fomento de la comunicación, con el objetivo de generar lazos afectivos más sólidos en el que se promueva la tolerancia, comprensión, respeto y apoyo recíproco, generando un importante desarrollo significativamente positivo de la misma familia y sus integrantes.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079