El proceso de enseñanza aprendizaje desde la Psicología

Home / Blog / El proceso de enseñanza aprendizaje desde la Psicología

ensenanza aprendizajeA lo largo de la historia, desde los tiempos remotos hasta la actualidad, el ser vivo, en especial el ser humano, ha dedicado su energía en contribuir a su subsistencia. Para esto, fue fundamental desarrollar estrategias y mecanismos para lograr dicho objetivo, y es en consecuencia de este interés que emerge la educación.

Se sabe que la educación es un invento social, por ende, este fenómeno se halla en continuo proceso de invención, debido principalmente a los continuos cambios y metamorfosis estructural de la sociedad. Por eso, para lograr a comprender al hombre como especie, es esencial redefinir de qué forma aprendemos y habremos de educar a las nuevas generaciones. Como se dijo anteriormente, el aprendizaje es remoto, un ejemplo de aquello es la forma en que el hombre empleó inicialmente sus modificaciones corporales, fisiológicas y mentales, a través de los músculos, los sentidos y su capacidad de raciocinio.

Hablamos de un fenómeno que no tiene fin, por ello se requieren de modelos formales para la transmisión de conocimientos y generar sabiduría que facilita la perduración de la especie. A causa de que el lenguaje -entiéndase no en su manera estricta de expresión verbal- sea considerado como una herramienta, su principal empleo genera comunicación. Y es precisamente que mediante estos marcos conceptuales, se deriva la existencia de la educación.

La cultura necesita recurrir a la educación como instrumento para consolidarse, por lo que el sistema educativo queda como el único medio de difusión, o como único agente de evolución de carácter normativo y formal. Gracias a esto, existen las instituciones educativas que, a través del currículum se encargan de transmitir los contenidos y, actuar como transmisora y moldeador de habilidades básicas.

 En cuanto se refiere al proceso de aprendizaje, la evidencia permite subrayar que es posible enseñar cualquier contenido de forma efectiva y por un procedimiento intelectualmente ético a cualquier infante que se halle en cualquier etapa de desarrollo. A partir de ahí, la principal tarea consiste en traducir la materia, de acuerdo a la caracterología del estadio cognitivo (véase desde la perspectiva de Piaget y Vygotski) por el que se encuentra el aprendiz, pues es muy diferente explicar el proceso de conservación y de seriación por nombrar, si el infante  aún no ha desarrollado la abstracción reflexiva que permitirá comprender el porqué de una pelota de plastilina deja de serlo cuando esta es aplastada, o bien, saber que independiente de la forma del vaso la cantidad de agua es la misma.

Desde entonces, el aprendizaje, como acto de aprender, implica tres procesos que son: la adquisición de nueva información contradice o sustituye lo que se conocía; el procedimiento de manipulación del conocimiento con objeto de adecuarlo a nuevas tareas; y al proceso evaluativo destinado a comprobar en qué medida nuestra manera de utilizar la información es apropiada para la tarea en cuestión.

En efecto, es el curriculum escolar el que dispone formalmente el material que se enseñará. Ahora bien, se expuso al comienzo que sí es posible enseñar cualquier contenido de forma efectiva a cualquier infante. Después de todo, la selección de materiales a emplear y la edad más adecuada para introducirlos, depende mayormente del papel del instructor o educador, y de qué manera traducirá el niño los materiales presentados a sus propios términos subjetivos. Sin embargo, es fundamental que se tengan técnicas basadas en una alta capacidad de inducción y de deducción, para no abordar el material a enseñar en su estricto rigor. Por ejemplo, si se desea trabajar la comprensión en niños, será fundamental iniciar con actividades enfocadas al manejo de atención y concentración; tabulación de coma, punto seguido y punto aparte; elaborar un feedback grupal, sistema de subrayo, dibujar lo entendido, entre otras.

Desarrollo cognitivo como sustento del proceso enseñanza aprendizaje

Debido a la densa y compleja red de relaciones de la psicología de la educación con diversos espacios de actividad científica y profesional es de suma importancia aludir a los aspectos centrales y de relación en cuanto se refiere a psicología, desarrollo, aprendizaje, cultura, educación, sociedad y conocimiento. Básicamente se sostienen dos posturas elementales que ilustran los procesos de desarrollo y aprendizaje, uno de ellos de índole interno (algo así como el modelo organicista), y otro externo (como el modelo mecanicista), entiéndase que en ambos procesos de desarrollo se caracterizan por una dinámica interna y que responden a pautas  universales, donde esta dinámica es inseparable e inherente al contexto cultural, tal y como menciona Coll, Palacios y Marchessi (2004) donde los conceptos de aprendizaje, cultura y desarrollo se encuentran estrechamente relacionados. Es precisamente el Constructivismo, el que emplea un marco de referencia por donde se mueven los principales yacimientos de los procesos educativos y de aprendizaje. En esta misma línea también nace el constructivismo cognitivo y el socio-constructivismo, que a pesar de las diversas escuelas y sub-escuelas lo esencial radica en la permeabilidad creciente de los enfoques constructivistas en educación.

ensenanza aprendizajeA merced de lo mencionado, el conocimiento -facultad del ser humano para comprender por medio de la razón la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas- es posible gracias al fenómeno del aprendizaje que a la vez permite (no excluyente a las demás especies) la continuidad de los seres vivos, lo que posibilita amplificar el repertorio conductual ante la sobrevivencia.

Por tal motivo, el estudio de los procesos cognitivos, de desarrollo, aprendizaje e instrucción a través, de la Psicología son vitales para describir, explicar, predecir y reformar el ciclo vital del fenómeno educativo que proporcionara evolución a la especie. Ante aquello, la perspectiva multidisciplinar busca otorgar mejorías en la práctica educativa, mediante la psicología aplicada a la educación como disciplina puente con el fin de desarrollar estrategias y avances teóricos para la enseñanza eficaz y el aprendizaje significativo, comprometida con la mejora de la educación y, a través de ella con la mejora de la calidad de vida de las personas, lo que lleva inapelablemente a adquirir compromisos ideológicos y morales.

Por tanto, estamos refiriéndonos a procesos y fenómenos, porque no llamarlos sociales, donde los principales actores somos nosotros, portadores de creencias, valores, juicios, sabiduría, etc. que confluyen diversificándose en la cultura como especie de sincretismo lo que promueve el desarrollo personal mediante los grupos humanos, y viceversa, haciéndoles participar en diferentes tipos de actividades educativas y facilitándoles, a través de dicha participación, el acceso e involucramiento a una parte de la experiencia colectiva culturalmente organizada, generando así historia.

Por ello, es imposible llegar a comprender y elucidar cómo aprenden los alumnos si no se tiene en cuenta al mismo tiempo los elementos propuestos anteriormente, y cómo inversamente se plantean y gestionan la enseñanza los mismos docentes e instructores, ya que es imposible entender la actividad educativa e instruccional al margen de la incidencia sobre los procesos de aprendizaje, cultura, educación, desarrollo y psicología.

 

También te puede interesar: