El cine como herramienta terapéutica

cine

El cine y la psicología han ido de la mano desde sus inicios, emergiendo casi de manera paralela a finales del siglo XIX. La unión de ambos símbolos a derivado en una nueva corriente para abordar la terapia, la Cineterapia, donde la psicología se encarga de ir nutriendo de problemáticas al cine y este por su parte se encarga de visibilizar, sensibilizar y desmitificar los trastornos psicológicos y aquellas situaciones con repercusiones a nivel psicológico en el sujeto, como la muerte de un ser querido, el duelo, el desamor, crisis normativas, identidad de género, entre otras.

El cine y sus historias nos movilizan, nos hacen revivir emociones, sueños, anhelos, traumas, experiencias y como espectador nos apropiamos de estas situaciones como si nuestras propias historias de vida tuvieran un co-relato contado en imágenes. Siendo además, diversas las sensaciones que percibimos al ver una pelicula, algunos psicólogos indican que al vernos reflejados en un personaje o en una escena determinada nos ayuda a reflexionar y analizar nuestros mayores problemas o temores.

Múltiples beneficios a nivel psicológico que ofrecen las películas

De acuerdo con Jaime Burque psicólogo y autor de Filmoterapia 100 (películas inspiradoras), dentro de estos beneficios se encuentran:

  • Nos permite afrontar cambios: Por medio de la visualización de imágenes de nuevas situaciones nos prepara de cierta manera para afrontar los nuevos cambios que estas situaciones plantean.
  • Nos permite la descarga emocional: Permite la expresión de nuestras emociones que en ocasiones son reprimidas. Nos hace reír, llorar, sentir rabia, enojo, angustia, empatía. Permitiendo conectar con nuestro intimo nucleo emocional.
  • Nos ayuda a enfocar los problemas: Identificarnos con personajes que enfrentan situaciones similares, nos hace aprender sobre qué decisión tomar y las dificultades que se pueden generar.
  • Nos asombra, conmueve, inspira y motiva: Presenciar las buenas acciones de los protagonistas nos motiva a querer superarnos y buscar la realización personal. Las películas pueden motivarnos a lograr algunos objetivos, dándonos fuerza para avanzar en la consecución de nuestros deseos y objetivos de vida.
  • Nos revitaliza:  El disfrutar de una pelicula nos permite desconectarnos de la realidad, dándonos un momento para estar con nosotros mismos, nos otorga descanso mental y este ejercicio positivo, nos da una buena disposición a la hora de enfrentar nuevos desafíos.
  • Nos identificamos: Tenemos la capacidad de ver en los protagonistas características propias tanto físicas como situacionales, permitiéndonos reconocer a través de los personajes nuestras propias fortalezas.
  • Invita a la autorreflexión: Nos invita a ser más autocríticos y a replantearnos actitudes adquiridas y convencionalismos.
  • Aprendemos: Gran parte de las películas funcionan como alegorías, como lo hacen los cuentos, mitos, chistes, fábulas, sueños y que pueden ser utilizados para propiciar en la terapia. El efecto cognitivo del cine de terapia es explicado por medio de recientes teorías del aprendizaje y la creatividad, que refieren a que tenemos siete “inteligencias”. Cuantas más inteligencias utilicemos más rápido aprenderemos ya que empleamos diferentes métodos de tratamiento de la información. Ver una película puede necesitar todas las inteligencias: la lógica (el argumento), la lingüística (diálogos), la visual-espacial (imágenes, colores, símbolos), la musical (sonidos y música), los interpersonales (cuentos), el cinestésicos (movimiento), y el intrapsíquico (orientación interna).

madison

Cineterapia en Chile

Cabe señalar que la Cineterapia es una herramienta que puede ser un aporte para facilitar el trabajo terapéutico y es utilizado con algunos pacientes, para reforzar; como por ejemplo un concepto introducido en las sesiones de terapia, siendo a menudo destinada a fomentar la búsqueda interna y comprensión del malestar del paciente.

Podemos señalar además que el cine funciona como camino para el reencuentro con uno mismo con un “sentido sanador”, de acuerdo con Jodorowsky (Citado en Ortega, 2008), “un arte que no sana no es arte”. En el caso del cine, esta “sanación” se genera por medio de su narrativa y las imágenes, que comunican el mensaje que conmueve al espectador y que puede influirlo de tal manera que quiera hacer un cambio en su vida.

En Chile la cineterapia ha sido implementada en distintos grupos de pacientes como el trabajo realizado por (Armijo 2010) con un grupo de mujeres víctimas de violencia de género pertenecientes a un Programa Mujeres Jefas de Hogar del SERNAM, se piensa en esta terapia para evitar la revictimización de estas mujeres, debido a que por medio de esta técnica permite introducir las temáticas de una forma más amable y de manera indirecta, haciendo que la paciente como espectador no se sienta interpelada, pues está viendo una historia ajena, que luego identificará  y asociará con sus vivencias. En primera instancia en sesión se habla de los personajes de la película, lo que conlleva a la protección de la víctima, pues el tema es abordado desde afuera. Cuando la paciente se identifica con la historia del personaje, se proyecta, haciendo catarsis, proporcionando con este ejercicio la descarga emocional, abriendo paso con la ayuda del terapeuta y en un ambiente de contención y confianza a la reflexión y problematización en torno a su propia vivencia.

Experiencia Personal

Como terapeuta he podido implementar esta herramienta con pacientes que muestran cierta dificultad para expresar e identificar los sentimientos que le causan el sufrimiento y en aquellos que han vivido recientemente una situación traumática que aún les parece ajena. Desde el enfoque Posracionalista con el cual trabajo, no existe un manual o método preconcebido para abordar la terapia es por esto, que existe la libertad para incorporar elementos novedosos en sesión para orientar el trabajo terapéutico. Por lo anterior, es que el cine me ha sido útil para trabajar en sesión y guiar a la reconstrucción narrativa de la experiencia del paciente. Desde el Posracionalismo se entiende a el paciente desde una dimensión única y particular de estar en el mundo, es por esto por lo que atraves del cine busco tensionar la problemática del paciente ya que es casi imposible que este no establezca una comparación entre la historia que ve en pantalla con la suya, el paciente se refiere al personaje y que haría él si estuviera en su lugar, con este ejercicio el paciente logra apropiarse de su propia experiencia. No es recomendable utilizar esta herramienta si no existe un sólido vinculo terapéutico.

cine

Una herramienta inspirada en el cine es la creada por Vittorio Guidano neuropsiquiatra y creador del enfoque Cognitivo-Posracionalista  cuya  búsqueda por comprender al ser humano como un sistema “auto-regulado”, “auto-consciente”, y capaz de “auto-observarse”, es  la “Moviola”, que consiste en una técnica de edición cinematográfica que radica en la revisión de los episodios problemáticos puntuales en la vida de un paciente como si se trataran de capítulos de una pelicula donde el terapeuta va guiando al paciente mientras nos narra su experiencia mediante el pausar, adelantar, retroceder, hacer zoom in, zoom out, y paneos, que orientan y permiten enriquecer, con la mayor cantidad de detalle posible, la experiencia subjetiva, para mejorar su comprensión, e incluso pudiendo generarse una reinterpretación de las experiencias, que permitan al paciente alcanzar un sentido de renovación personal, en tanto estas experiencias determinadas. Lo propuesto por Guidano y el cine apuntan a la apertura emocional y la problematización referida a el propio paciente que la vivencia ubicándolo en la situación, para conectarlo con su “sentir emotivo” y que este logre reflexionar sobre su propia experiencia y sea capaz de comprenderse a si mismo como un agente de cambio.

Cualquiera sea la herramienta para utilizar en terapia o el enfoque con el cual trabajemos, siguen siendo la empatía, un vínculo terapéutico basado en la confianza y la contención, con un terapeuta involucrado y un paciente comprometido los que cementaran el éxito en la terapia.

Autor: Solange Pérez

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079