Diferencias entre TOC y TPOC

TOC y TPOC

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y el trastorno de personalidad obsesiva-compulsiva (TPOC) suenan un poco a lo mismo y pueden ser confundidos pero comprenden dos patologías con numerosas diferencias en cuanto a síntomas, gravedad y categoría psiquiátrica. Por lo cual, resulta importante ofrecer información precisa para evitar comenzar a abordarlo de manera apropiada.

 

Trastorno Obsesivo Compulsivo

TOC y TPOC

Se caracteriza por pensamientos obsesivos y comportamientos repetitivos que buscan disminuir los niveles de ansiedad y la angustia producida por dichas obsesiones irracionales que no se contrastan con pruebas; por el contrario, se teme constantemente a que estas creencias puedan ser reales. Los criterios diagnósticos incluyen síntomas como los que se presentan a continuación y se presenta al menos uno de cada categoría. 

Pensamientos obsesivos

  • Pensamientos, impulsos o imágenes no deseados que aparecen de manera intrusiva y tienden a tratar temas como el riesgo, el daño, la contaminación, agresión, pérdida o simetría. 
  • Temores sobre hacerse daño o dañar a un ser querido que se mantienen de forma persistente. 
  • Preocupación irracional, por ejemplo, de contagiarse o contaminarse.
  • Impulso intenso por hacer las cosas de manera “perfecta” según sus estándares de lo que está bien.
  • Intentos por reprimir o ignorar dichos pensamientos o imágenes angustiosos. 

Comportamientos compulsivos

  • Conductas repetitivas, excesivas, en ocasiones llamadas rituales que se ejecutan de manera intencional para reducir la ansiedad que generan las obsesiones o poder neutralizarlas. Algunas de estas acciones pueden ser: revisar constantemente las cerraduras de las puertas, que los grifos estén cerrados o interruptores de luz, aún después de hacerlo hace pocos minutos. 
  • Crean listas o lineamientos que necesitan seguir al pie de la letra con determinados conteos. 
  • Leen y escriben algún contenido de manera repetitiva para revisar y contrastar de forma innecesaria. 
  • Acumular o coleccionar de manera excesiva objetos que carecen de utilidad.+
  • Los rituales pueden ser observables, conductas como lavarse las manos o comprobar la estufa, o mentales como contar en silencio de manera repetitiva o citar frases.

 

Malestar clínicamente significativo

Extrema dificultad para superar las conductas compulsivas y obsesiones que en casos severos afecta por completo su funcionalidad para el hogar, el trabajo o la escuela. Asimismo, las compulsiones o comportamientos compensatorios son excesivas y deben insumir gran cantidad de tiempo en todos los casos o provocar deterioro en su funcionamiento (por ejemplo al menos una hora al día, pero típicamente mucho más). También, se pueden presentar pensamientos suicidas e intentos de suicidio. 

 

Por otra parte, los pacientes no suelen ser conscientes del problema y consideran que las ideas que contienen las obsesiones son reales y certeras aunque pueden reconocer en cierta medida que las ideas no son realistas pero no pueden arriesgarse. 

 

Trastorno Obsesivo-Compulsivo de la Personalidad (TPOC)

La personalidad obsesiva se caracteriza por un patrón general de preocupación hacia el perfeccionismo, el orden y el control interpersonal pero también hacia el control mental. Esta tendencia se mantiene aunque afecte la espontaneidad y la eficacia de esa persona en sus actividades, incluso una de las características es la falta de espontaneidad. Además, el DSM V incluye los siguientes hechos característicos, criterios de los cuales un individuo con TPCO presenta  a su vez cuatro o más: 

 

  • Énfasis en los detalles mediante el orden y los recursos que le permitan seguir programas sin despistarse ante el objetivo principal.
  • Su perfeccionismo es tal que interfiere con la finalización de sus tareas.
  • Dedicación excesiva en el espacio laboral y en su capacidad de productividad, actividades de ocio y actividades sociales.
  • Se muestra inflexible en aspectos que involucran su ética o valores morales, fuera de las doctrinas de su propia religión.
  • Su disposición para delegar tareas es escasa o nula y en caso de que se vea obligado a delegar intenta que todos se sometan a su forma de realizar las actividades. 
  • Conserva objetos inútiles o deteriorados que no poseen un valor sentimental u otra razón sólida.  
  • Es mezquino o tacaño con terceros y consigo mismo ya que consideran que el dinero es una necesidad que se debe ahorrar para emergencias.
  • Rasgos de obstinación y rigidez sobre sus ideas e ideales.

 

Diferencias entre TOC y TPOC

En primer lugar, existe la diferencia de categoría como trastorno de la salud mental, donde el TOC se encuentra dentro de los trastornos de ansiedad, por su característica principal como temor o ansiedad irracional en su contenido e intensidad. Por su parte, el TPOC es un trastorno de personalidad, es decir, se trata de un patrón crónico de personalidad inflexible que está por lo tanto distorsionado y genera determinados patrones de conducta.  

 

Los pacientes con TOC al igual que los que padecen el trastorno de personalidad se encuentran esclavizados por su pensamiento, que es de gran intensidad y se orienta hacia el control. Sin embargo, en el TOC existe un tipo de pensamiento mágico, esto lo convierte en un sesgo por completo irracional mientras que el TPOC se apega a la realidad y no le genera malestar su forma de comportarse (aunque puede molestar a quienes le rodean), también se caracterizan por ser limpios, rutinarios y puntuales, mientras que los casos de TOC se orientan hacia la impuntualidad por sus rituales o compulsiones, volviéndose personas caóticas y desordenadas en todo lo que no abarque su obsesión.

 

A su vez, el TPCO suele contar con un refuerzo cultural, ya que sus comportamientos pueden ser alabados y se les considera una cualidad para ser personas funcionales y productivas. Los dos trastornos además tienen un distinto abordaje terapéutico y pronóstico, en el entorno clínico no suelen haber confusiones una vez que se evalúa correctamente el caso pero se mantienen como diagnósticos diferenciales uno del otro.

 

Tratamiento para el TOC y TPOC

Lo más utilizado para casos de TOC a nivel de psicoterapia es la terapia conductual y cognitivo conductual en acompañamiento a tratamiento farmacológico, donde lo más común es el uso de ISRS o Inhibidores Selectivos de Recaptación de la Serotonina (antidepresivos). 

 

Por otra parte, el TPOC como trastorno de personalidad puede causar problemas o dificultades para la persona a raíz de su perfeccionismo al intervenir en sus relaciones y en su autoestima siendo personas propensas a sufrir episodios depresivos, ansiedad, disfunción sexual y culpa frecuente. Por ello, la persona con TPOC que se presenta a consulta puede contar con otro motivo de consulta en el que se comenzará a trabajar y se encontrará la necesidad de gestionar sus rasgos perfeccionistas durante el proceso de psicoterapia.

Comparte este artículo