Crisis de los 40: La búsqueda de autorrealización en la adultez media

Home / Blog / Crisis de los 40: La búsqueda de autorrealización en la adultez media

crisis de los 40¿Te has preguntado qué es la crisis de los 40? Para responder esta inquietud, lo primero es hablar de la adultez media, período que cronológicamente se ubica entre los 40 y 65 años de edad, considerada como una etapa en el que se llevan a cabo importantes cambios (físicos y psicológicos), en donde la persona comienza a desarrollar una perspectiva de la vida mucho más sabia y madura.

El adulto durante este período, inevitablemente padece situaciones naturales de la vida, como el formar una familia o hasta incluso sufrir alguna pérdida tanto física como sentimental, razón por la que en ciertos casos puede ser considerada como una fase estresante o angustiosa.  

En este contexto, la crisis de los 40 surge debido a que el individuo se encuentra en la mitad de su vida y de alguna forma se detiene a mirar lo que ha construido hasta el momento actual y se cuestiona si le gustaría o no que la siguiente mitad de su vida continúe en la misma dirección de lo que ha venido haciendo. Se da cuenta que hay muchas cosas que ya no le hacen sentido y se pude motivar a realizar quiebres de pareja o familiares, cambiar el rumbo profesional, cambiar amistades o hábitos, entre otras cosas.

También el individuo es mucho más maduro y experimentado, puesto que de acuerdo a investigadores destacados en el estudio de la psiquis y el comportamiento humano como Maslow, la categorizan una etapa de autorrealización, aunque por otro lado Erikson lo ubica como la crisis de la productividad vs estancamiento. 

¿Cuáles son los cambios que se manifiestan durante la adultez media?

Biológicamente muestra ciertos cambios físicos, como la aparición de canas, pérdida de masa muscular, disminución de su rendimiento o velocidad.

Hay presencia de patologías desencadenadas por factores congénitos, cognoscitivos o conductuales, como cardiopatías, osteoporosis, hipertensión, etc.

La modificación de los ciclos hormonales principalmente en la mujer, con la aparición de la menopausia, el cual se inicia en promedio a los 47 años, a su vez se observan algunos signos y síntomas psicosomáticos, como la fatiga, sudoración, calor, depresión, ansiedad, etc.

Emocionalmente la asimilación de la adultez media dependerá de la fortaleza mental que pueda tener el individuo, su cultura, e incluso hasta la influencia de su entorno social.

Crisis de los 40: Los nuevos roles y el desapego familiar

El proceso de desapego a sus hijos menores tanto en hombres como mujeres, puede ser un poco difícil.

La ruptura del cordón umbilical o ver crecer a sus polluelos, quienes tendrán sus propias vivencias y asumirán nuevas responsabilidades, como pasar de ser hijos a convertirse en padres, será un punto determinante del adulto medio para replantearse su propia vida.

En algunos casos se manifiestan cortos períodos de depresión debido a dichos cambios aunados a la soledad, dando cabida a un nuevo estilo de vida, el cual debe afrontar.

Por su parte, si es capaz manejarlo y superarlo individualmente o con apoyo psicológico, generalmente inicia una nueva fase en el que demuestra un mayor interés por realizar actividades que había descartado en su pasado, por asumir sus roles paternales.

Dato curioso:

¿Sabías que el hombre normalmente al tener un mayor estatus, así como una actitud más confiada por su experiencia de vida, en la mayoría de los casos tiende ser más atractivo para las mujeres jóvenes?

¿Cuáles son las nuevas perspectivas?

Hay una mayor conciencia de su realidad, del tiempo vivido, analizando sus experiencias pasadas, replanteando su presente y futuro.

Por otro lado se presenta un constante crecimiento, especialmente en términos emocionales, intelectuales y psicológicamente, en el que se reconocen tanto las victorias como los fracasos.

Su capacidad para resolver problemas es bastante sólida, ya que cuenta con la experiencia y la sabiduría para tomar decisiones mucho más efectivas y óptimas.

El tiempo es su mayor preocupación, ya que a medida que éste transcurre, progresivamente irá perdiendo ciertas habilidades o funcionalidades que con anterioridad hacía en su cotidianidad, enfrentando el envejecimiento y su acercamiento hacia la muerte.

Claramente existen los casos más críticos que ponen a prueba la mente del adulto medio. Puesto que en las mujeres en su búsqueda por detener los signos del envejecimiento, invierte una importante suma de dinero para llevar a cabo ciertos cambios físicos, a través de la cirugía plástica o estética, aunque igualmente depende de los factores culturales o la influencia de su entorno social.

Por otro lado, pretende vivir en parte como mantenía su estilo de vida durante su juventud, denominándose como la crisis de los 40 o de la mediana edad.

Es claro que este estado de crisis no es exclusivo en las mujeres, al igual se presenta en hombres, y el mismo puede durar desde unos 3 a 10 años aproximadamente, en el que se presenta un importante consumo de bebidas alcohólicas o drogas, así como una mayor preocupación por su apariencia física.

Sus relaciones laborales, sociales y familiares pueden verse fuertemente afectadas, por lo que al no tener metas definidas, mostrar un comportamiento atípico, o el inalcanzable deseo de vivir como lo hacía en su juventud, justifica la versión de crisis del estancamiento señalada por Erikson durante esta etapa.

Autora: Eleannis Aponte

También te puede interesar: