fbpx

Comprender las emociones para cuidar de la salud mental

¿Qué hacer con las emociones?

Desde el siglo pasado se ha venido considerando la posible relación entre la anatomía, la fisiología
del sistema nervioso y el factor psicológico del ser humano, tomando en cuenta las diferencias
culturales que pueden existir en las personas, lo cual influye en su percepción del mundo. La
percepción es fundamental para entender y responder al entorno, esta es la manera utilizada para
la traducción y comprensión de nuestras emociones.

Siendo las emociones un tema extenso de estudiar, han sido muchas las teorías creadas en función
de explicarlas, de ahí surge la psicología de la emoción la cual fue creada para explicar este
proceso, así como también fue necesario un estilo terapéutico que aporte técnicas y conceptos
para la intervención terapéutica.

¿Cómo se producen las emociones y qué hacer con ellas?

¿Qué hacer con las emociones?Cuando hablamos de emociones, múltiples teorías han buscado explicarlas y clasificarlas,
actualmente podemos definir la emoción como una respuesta fisiológica a estímulos externos. Es
decir, respondemos a eventos del entorno, el psicólogo Leahy (2002) explicó la existencia universal
de emociones que son más agradables y otras que pueden ser más problemáticas, en otras
palabras emociones, como ira, tristeza y enojo, son emociones poco agradables, pero todos las
llegamos a experimentar en algún momento.

Para el análisis de las emociones, las estructuras cerebrales juegan un papel importante, desde la
corteza pre-frontal, que influye en la toma de decisiones; hasta el hipotálamo y el sistema límbico,
todas estas estructuras forman parte de la dinámica para el procesamiento de la información que
es recibida mediante la interacción con el mundo. Por lo que, las experiencias son una fuente
inagotable de aprendizaje y expresión emocional que muestra una amplia gama de conductas y
adaptación.

La psicoterapia focalizada en emociones

Un enfoque específico de psicoterapia nace de esta necesidad de centrarse en el procesamiento
emocional; las emociones pueden ser activadas para generar un cambio en las experiencias y
estados emocionales de las personas. Por lo que esta terapia busca identificar, explicar,
transformar, experimentar, resignificar, y manejar emociones de manera flexible. Principalmente
sería usada para la intervención en parejas, sin embargo, debido al procesamiento individual y
único de las emociones en una persona, se obtuvieron respuestas favorables para la intervención
individual en pacientes con traumas, depresión, ansiedades y fobias.

Principios de la terapia

Esta terapia toma en cuenta algunos principios para el cambio emocional, como la conciencia
emocional, donde el paciente toma en cuenta las emociones que llega a sentir en determinado
momento o ante alguna situación, así como también identificar las necesidades y abrir paso a la
aceptación de la emoción; una vez logrado esto se abre paso a la expresión emocional, donde se
toma en cuenta que no solo se busca la articulación y descripción de la emoción, sino también
superar cualquier evitación a una emoción desagradable, donde el enfrentamiento expresivo
puede llevar al entendimiento y clarificación de los problemas centrales.

Seguidamente, otro principio fundamental de esta terapia, es la regulación emocional que permite
brindar al paciente un control de esas emociones desagradables, otorgando la tolerancia y calma
ante estas. Por otro lado, el principio de la reflexión juega un papel importante donde se abre el
paso al cambio, y los sentimientos, pensamientos, necesidades y metas, puede tomar otro
sentido, por último el principio de la transformación emocional se abre paso para el reemplazo de
una emoción por otra emoción, logrando así el cambio de la percepción desadaptativa de la
emoción.

Objetivo terapéutico

La TFE brinda una solución a pacientes que debido a distorsiones en sus esquemas emocionales,
experimentan emociones de una manera desadaptativa afectando así su funcionalidad, para la
intervención se necesita fomentar con el paciente: un entonamiento empático, crear un vínculo
terapéutico de comunicación y empatía y por último contar con la colaboración y compromiso del
paciente para las tareas y las metas durante la terapia.

Las emociones básicas

Las emociones y la salud mentalIzar, propone requisitos para que una emoción sea considerada como básica, explicando que estas
deben tener una expresión facial específica, sentimientos ligados a una emoción, que sea de
sustrato neural. Así pues, que se genere su traducción en las estructuras cerebrales, también que
derive de procesos biológicos y por último que promuevan y generen propiedades para la
adaptación.

Por consiguiente, Eckman expuso primeramente 6 emociones como las fundamentales y básicas,
ira, tristeza, alegría, enojo, asco y miedo. Estas emociones tienen una importante función dentro
de la vida de las personas, como lo son las funciones adaptativas, sociales y fisiológicas. Dentro de
lo adaptativo, las emociones facilitan conductas idóneas en un entorno determinado, por otro
lado en las funciones sociales estas promueven respuestas adaptativas a eventos, el acercamiento
y la empatía con sus pares, facilitando así las relaciones interpersonales y por últimos la función
motivacional de las emociones se muestra en la capacidad para cumplir con las exigencias:
incentivar la conducta motivada para la realización de una tarea.

Expresión y comprensión emocional

Existe la teoría de la inteligencia emocional, lo cual explica la relación entre inteligencia y emoción,
así como la capacidad humana de ser consciente de sus emociones, controlarlas, analizarlas y
comprenderlas. Pero no solo se basa en las emociones propias sino también en la capacidad de
reconocer y entender las emociones de los demás, esto forma parte importante para la
adaptación y la funcionalidad de las personas a su entorno, explica también la capacidad que
tenemos de aprender a controlar algunas emociones que son menos agradables.

Por su parte Leahy expuso que las emociones no eran positivas o negativas, sino que había
maneras adaptativas y desadaptativas de expresarlas, por lo que insistió en explicar la existencia
de esquemas emocionales resultantes de la experiencia adquirida y de los conceptos consolidados.

Cuidado emocional

Más allá de un cuidado emocional, debemos hablar de una educación emocional, la cual se puede
inculcar desde el entorno familiar hasta el entorno educativo, tomando en cuenta la conciencia de
la emoción y la expresión de esta, así como también la funcionalidad y adaptación de las
personas, para lograr un control emocional adecuado ante situaciones adversas. Respecto a lo
anterior, cuando se habla de control, se refiere a expresarlas de una manera adaptativa y
coherente a la situación del momento, sin llegar a la represión de dicha emoción.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp