Cómo superar una crisis existencial y transformar tu vida definitivamente

Cómo superar una crisis existencial

Nuestra vida no es lineal.

En este camino, si algo está garantizado, es que tendremos altibajos.

Es justamente en esos altibajos en donde nos surgen preguntas que pueden consumirnos grandes cantidades de energía y tiempo.

“¿Quién soy?”, “¿Para qué estoy aquí?”, “¿Qué sentido tiene mi vida?” y otras preguntas similares son comunes cuando surgen las crisis existenciales.

Para comprender mejor qué significa una crisis existencial y cómo superarla, hace falta reflexionar, pero no para quedarse en un bucle de pensamientos del que luego será difícil salir, sino como ejercicio proactivo que conduzca a una transformación.

Definamos lo que significan las crisis existenciales para comenzar con este proceso.

¿Qué es una crisis existencial?

La crisis existencial se refiere al estado anímico y al conjunto de pensamientos que surgen a partir de dudas sobre el significado de la vida.

Inquietudes como el para qué estamos aquí, el darse cuenta de haber estado mucho tiempo en algo por conveniencia y no por placer, saber si hay algo más allá de la muerte son gatilladores de este tipo de crisis.

El término proviene de la corriente filosófica denominada Existencialismo.

Para los existencialistas, este tipo de crisis es un viaje complejo, pero necesario.

La ansiedad que genera este viaje, según ellos, no debería atenderse como un problema sino que debería verse como una oportunidad para lograr lecciones de vida.

Al respecto, el filósofoso danés

En 1844, el filósofo danés Soren Kierkegaard escribió: “Quien haya aprendido a estar ansioso de la manera correcta, ha aprendido lo último”.

Con esto, lo que quería expresar era la importancia de gestionar esta ansiedad como un fin muy valioso.

Tipos de crisis existenciales

Aunque el término “crisis existencial” indica una situación de cuestionamientos e indagaciones profundas, pudiera pecar de genérico porque no siempre tiene las mismas causas.

Algunos tipos de crisis existenciales son:

1. Crisis existenciales por miedo y responsabilidad

Aunque mucho se difunda la idea de que debemos ser libres y responsables de nosotros mismos, hay muchos a quienes tales ideas les asustan.

Si bien es cierto que nunca somos totalmente libres de tomar una decisión, también lo es que la responsabilidad de hacerlo puede generar una crisis que implique altas cuotas de ansiedad.

El temor a equivocarse no es algo que todos gestionen de la mejor forma, lo que conlleva a cuestionamiento acerca de la propia existencia.

La ansiedad que se genera viene dada por la inexistencia de un camino correcto ni de una persona que nos indique qué hacer.

 

2. Crisis existenciales ante la búsqueda del significado de la vida

Esta es tal vez la más común de todas y nace a partir de la pregunta acerca del sentido de la vida.

A su vez, este escenario puede darse como resultado de un cambio estructural en la familia o lejos de la seguridad de un contexto que se venía dando.

En una época como la que vivimos este tipo de crisis es todavía más común porque se da en medio de marcos en los que nos saturamos de información, datos y expectativas ajenas.

El éxito, el logro personal, la mentalidad del “tiburón” y otras expresiones propias del

y otras expresiones propias del mundo de los negocios agudizan las crisis existenciales.

 

3. Crisis existenciales en búsqueda de la autenticidad

A veces no se trata de conseguirle sentido a la vida, sino de preguntarse si la propia existencia es auténtica.

¿Cuánto de lo que alguien hace está condicionado por lo que hacen o dicen los demás?

Estas ideas también generan ansiedad y provocan que te preguntes acerca de lo fugaz que es la vida como para no hacer más de lo que te gusta.

¿Será importante todo lo que hayas acumulado con tal de parecer y no para haber disfrutado más de lo que te gusta?

 

4. Crisis existenciales en cambios significativos de edad

Este tipo de crisis existencial se evidencia en cambios famosos de edad como las conocidas “crisis de los 30”, “crisis de los 40”, entre otras.

Los momentos en que pasamos de la vida joven a la vida adulta o de la adulta a la tercera edad son gatilladores de pensamientos e indagaciones en los que el ser humano se cuestiona por los eventos más importantes de su vida y lo que se viene en materia de pareja, trabajo, cambio de vivienda y hasta de ciudad o país.

 

5. Crisis existenciales por enfermedad y muerte

El ritmo de vida en que vivimos y algunas distorsiones como la positividad tóxica hacen que no nos preguntemos acerca de asuntos como la enfermedad y mucho menos sobre la muerte.

La causa de esto, tal vez, radica en que son temas incómodos que nos generan ansiedad y preocupación como especie.

La propia mortalidad no es algo en lo que solemos  pensar, pero cuando sucede, el significado de la vida toma otro matiz.

 

Signos de una crisis existencial

Todos somos distintos y eso hace que la complejidad del pensamiento sea también diversa.

Sin embargo, algunos signos que nos permiten identificar una crisis existencial son:

  • Sensación de soledad
  • Aislamiento del círculo cercano
  • Ansiedad
  • Falta de motivación
  • Preocupación constante

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp