¿Cómo podemos mejorar las capacidades cognitivas?

Capacidades cognitivas de nuestro cerebro

Nuestro cerebro se encarga de funciones elementales para nuestro desenvolvimiento diario, la realización de tareas sencillas y complejas que nos permiten subir de nivel en nuestro entorno académico o laboral y que también se van desmejorando con los años y dependiendo del estilo de vida que tengamos. 

Ya sea por hacerse mayor, por encontrarse iniciando la vida y desarrollando su cerebro (como es el caso de los niños) o porque quieres obtener el mejor rendimiento posible en tus actividades diarias, existen maneras de proteger y mejorar estas capacidades que poseemos.

Conoce sobre las capacidades cognitivas 

Las capacidades cognitivas hacen referencia a los procesos mentales, las funciones que nuestro cerebro permite para llevar a cabo alguna cosa, caminar, observar, analizar, reír, comunicarnos, ¡todas las acciones y reacciones! Son aquellas que implican la recibir, seleccionar, transformar, almacenar, elaborar y recuperar la información y nos facilitan nuestra existencia de modo que casi todo lo realizamos en automático. 

cerebro en capacidades cognitivas

¿Por qué son importantes las funciones cognitivas?

De esta forma, las funciones cognitivas se han convertido en todo un tema de estudio en los últimos 60 años. Entre estas funciones esenciales encontramos  la atención, la orientación, la memoria, las gnosias, las funciones ejecutivas, las praxias, el lenguaje, la cognición social y las habilidades visoespaciales.

Atención

Implica la capacidad de enfocar nuestros en un aspecto concreto, la atención implica no solo observar sino dar un poco más. Muchas veces es posible percibir y no atender de modo que no se hace consciente la imagen (o sonido) de la información que se está recibiendo. La atención puede ser sostenida, selectiva y otras variantes que se relacionan a características del procesamiento.

Memoria

¿Recuerdas? De eso se trata la memoria, la recepción de sonidos, imágenes y sucesos que se reciben para ser evocados en momentos posteriores. El almacenamiento de información en modo de recuerdos es un punto vital de nuestra especie, permitiéndonos el aprendizaje de pasadas generaciones. 

La memoria se divide en episódica, semántica y procedimental, refiriéndose al tiempo y la manera en que evocamos los contenidos. Por ejemplo, la memoria procedimental nos dice la secuencia para realizar acciones de forma automática casi sin mediar explicaciones de sus procedimientos.

Orientación

Ubicarnos en tiempo y espacio (y en nosotros mismos) nos permite vivir dentro de un calendario y distintas ubicaciones geográficas que habitemos. Incluso, también incluye la capacidad de integrar nuestra propia información, siendo un aspecto denominado orientación personal. Los otros dos tipos son la orientación temporal (día, mes, año, hora, fechas relevantes) y la orientación espacial que se encarga específicamente de evocar información acerca de cómo llegar a lugares específicos. 

Lenguaje

La diferencia que resulta claramente evidente entre los humanos y el resto de seres vivos es que tenemos un complejo sistema de signos para referirnos a objetos, ideas y demás elementos que nos rodean. Este medio de comunicación implica capacidades para la codificación y decodificación que el cerebro elabora sin chistar. En este aspecto, se pueden distinguir cuatro modalidades del lenguaje: la expresión oral, la comprensión oral, la expresión escrita mediante normas gramaticales y la comprensión lectora.

Funciones ejecutivas

Comprenden actividades mentales complejas, sus diversos componentes se orientan a la realización de tareas mediante el uso de la planificación y la capacidad de organizar, revisar, regular y evaluar las acciones acordes al objetivo. Para esta finalidad se integran procesos vitales para nuestro desenvolvimiento como: capacidad de planificación en función a objetivos, memoria de trabajo, razonamiento, flexibilidad para adoptar estrategias, la toma de decisiones, la multitarea y la estimulación temporal.

Visoespacial 

Implican la posibilidad de integrar las funciones de relación espacial para elaborar representaciones de los objetos (segunda dimensión) y la visualización espacial, donde es posible representar mentalmente elementos de tercera dimensión. En este sentido, nos encontramos representando objetos mentalmente y lo ponemos en práctica pudiendo comprender, por ejemplo, la distancia entre dos objetos.

Maneras de potenciar las funciones cognitivas

Las personas pueden presentar disfuncionalidades en una o algunas de sus funciones cognitivas básicas o superiores, incluso existen trastornos relacionados a estos como es el caso de la psicopatología de la atención, la memoria y el lenguaje (mencionados por ser los más comunes o más bien mayormente identificados. Por otra parte, tanto las deficiencias asociadas a otras patologías como el deterioro natural de estas facultades por la edad o el estilo de vida generan un déficit de algunas funciones. Capacidades cognitivas de nuestro cerebro

Así mismo, hay una serie de actividades que son necesarias y altamente positivas si se quiere potenciar las funciones cognitivas. Para poder mejorar o mantener tus capacidades cognitivas en condiciones propias para tu sano desempeño se han establecido algunas formas esenciales para cuidar nuestra mente.

Cumplir con las necesidades

El cuerpo humano puede ser visto como una máquina que requiere de muchos componentes para su correcto funcionamiento, se encuentra en constante crecimiento y aprendizaje por lo que necesita del ambiente y estímulos correctos para su óptimo desempeño. Una de estas actividades es el ejercicio físico, entendiéndose como cualquier tipo de deporte, arte Marcial o simplemente ir al gimnasio, el cuerpo aprende y se nutre de estas actividades diarias, debido a que el bienestar físico ayuda a la memoria y al procesamiento de la información.

Respetar los tiempos de descanso también es una actividad indispensable para el desarrollo del cerebro, estas son las horas donde se recupera de la actividad diaria y si se priva del sueño, no puede actuar al máximo de sus facultades. El buen descanso mejora el razonamiento, creatividad y pensamiento crítico, así como la memoria a largo plazo la cual se estimula mediante los sueños profundos.

Por último pero igualmente importante se encuentra la alimentación, el cerebro es de los órganos que más consumen energía y recursos diariamente, por ende, debe ser nutrido adecuadamente con una dieta balanceada que le brinde todos los nutrientes y vitaminas que requiera para mantener, a lo largo del día el mayor rendimiento posible. Sin importar la edad la nutrición es indispensable, mientras más sana y balanceada sea, mayores serán los beneficios a obtener.

Reducir los niveles de estrés

Sin duda alguna, hay pocos elementos tan perjudiciales y dañinos para el cerebro como el estrés, el cual es capaz de dañar el hipocampo y destruir las células del cerebro, además es capaz de generar dificultades a la hora de tomar decisiones, relacionarse socialmente, alimentarse y modificar la conducta. Eliminar los niveles de estrés mediante estímulos positivos, son actividades que no deben omitirse en el día a día, relajarse trae consigo beneficios al cerebro, lo libera de cargas, por lo que mejora su funcionalidad y su capacidad de retención de información.

Socializar y entretenerse

Las relaciones interpersonales y el socializar son de las actividades que más aportan beneficios para el cerebro, el ser humano es enteramente sociable y requiere de la comunicación con sus semejantes, el expresar y compartir ideas, para prosperar. En base a esto, muchos estudios afirman que personas con una vida social saludable y con periodos de diversión entre sus rutinas, desarrollan mejoras en sus capacidades cognitivas y reduce el deterioro de la memoria. Conjunto a esto, la risa es una acción que estimula zonas del cerebro enfocadas al aprendizaje y la creatividad, ampliando su pensamiento crítico.

Entrenamiento cognitivo

Las patologías relacionadas a los procesos mentales básicos se apoyan en tratamientos efectivos como la rehabilitación neuropsicológica y la implementación de rutinas propias para la salud mental. Por otra parte, algunos juegos que incluyen resolución de problemas, atención, memoria de trabajo, atención selectiva y visoespaciales son efectivos para mejorar estos aspectos.

¿Cómo medir las capacidades cognitivas? 

Si quieres iniciar con una idea de cómo se encuentran tus funciones cognitivas puedes acudir a un profesional que te de una consideración precisa sobre tu estado actual. Los psicólogos contamos con pruebas psicométricas apropiadas para el diagnóstico de las facultades cognitivas como es el caso del MoCA test, que evalúa la presencia de deterioro cognitivo en función de las dimensiones memoria, orientación, atención, lenguaje y visoespacial.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp