Cómo detectar mentiras para que abusen de tu confianza

jametlene-reskp-Q79XFGuTFfM-unsplash

Quien no haya mentido alguna vez en la vida, que alce la mano.

Si esto fuera dicho en una multitud de gente sincera, no habría mano que se quedara abajo.

Sí, por duro que suene, mentir es un comportamiento humano bastante común. Esa misma capacidad maravillosa de reflexionar acerca de nuestros actos que nos da el lenguaje, también da pie para que diseñemos formas de acomodar los hechos según nuestro beneficio.

Veamos a continuación algunas aproximaciones al hecho de la mentira y cómo podemos hacernos más hábiles para detectarlas.

 

¿Qué es una mentira?

La mentira es un acto que carece de sinceridad. Es una construcción que hacemos en el lenguaje para que uno o varios hechos sean percibidos como mejor nos convenga.

Por ejemplo, para el niño que se comió un trozo de pastel sin autorización de la madre, su intención al mentir, es que esta no se enfade con él porque teme a las consecuencias. De este modo, la mentira puede tener distintos matices, incluso aquellos en los que involucre a otras personas.

No es de extrañar que el principal sospechoso termine siendo un hermano del implicado en cuestión, quién sabe si uno menor.

Así funciona la mentira. A veces no calcula ni siquiera quién podrá salir afectado y lo injusto que esto pueda resultar.

Eso sí, habrá quien piense que este ejemplo de mentira es lo que pudiera llamarse inocente porque fue dicha por un niño.

En tal sentido, la mentira será del tipo que sea según el tipo de afectación que cause y hasta de la cantidad de personas que sean dañadas con estas.

Una persona infiel puede mentirle a su pareja, pero también a varias de las personas con las que se relaciona a nivel afectivo. La cantidad de gente afectada puede ser mucha y el tipo de dolor, también.

 

¿Cuán fácil es detectar una mentira?

La respuesta a esta interrogante no es categórica. Hay mentiras y mentirosos que se detectan fácilmente. Otros que no.

Según los cálculos más optimistas, 1 de cada 2 mentiras podrían ser detectadas con precisión.

Esto es interesante y llamativo porque, por más que nos entrenemos, un 50% aproximadamente de las mentiras contadas, se quedarían sin descubrirse, al menos por medios y métodos distintos a la confesión.

La razón de esto es que, quienes se han acostumbrado a mentir, pueden ser muy hábiles en el “arte” de ocultar la verdad.

Si bien, diversos teóricos han pretendido sentar las bases de la detección de mentiras como un saber científico, el asunto va más allá. Admitámoslo, hay quienes tienes un “talento” especial para mentir.

De cualquier modo, es innegable que hay indicadores útiles que nos pudieran servir, pero también con los que hay que tener cuidado en no obsesionarse, pues están sujetos a nuestras propias interpretaciones.

A veces, por más duro que suene decir, detectar una mentira es una cuestión visceral, instintiva.

Rasgos de la mentira (y de quien miente)

Sobre esto se ha escrito mucho. La mayoría de investigaciones al respecto son generadas desde diversos cuerpos policiales y universidades en conjunto.

Las razones pueden parecer obvias: es en la policía en donde más interesa detectar los engaños de delincuentes y las verdades de los inocentes.

Este es un trabajo que se hace en conjunto con psicólogos y otros especialistas del área.

Los resultados obtenidos que más se pueden ver como universales y aplicables a diversos contextos, son:

  1. Quien miente puede ser vago con los detalles. Si lo que dice es mentira, tal vez no haya tenido suficiente tiempo para enriquecer la historia con detalles.
  2. Cuando se le pregunta, puede repetir la pregunta antes de responderla. Esto lo haría con la finalidad de ganar tiempo para pensar la respuesta.
  3. Gestos nerviosos como frotarse las manos, morderse las uñas o jugar con su cabello. Para entender cuándo se trata de un gesto nervioso, antes deberíamos tener un inventario de los comportamientos de esta persona. Tal vez actúe así siempre y no haya motivo para encasillar su comportamiento dentro de lo que se considera una mentira.
  4. Titubeos a la hora de narrar o responder a lo que se le pregunta.
  5. Voz quebrada y boca seca. Esto es fácil de ver si la persona tiene la necesidad de tragar saliva en medio de su discurso.
  6. Pensamiento excesivo. El intento por pensar demasiado puede ser una señal de no tener clara la historia y de necesitar completarla con lo que piensa.

.

Consejos para detectar las mentiras

El primer consejo que te damos es: duda de tus propias capacidades para detectar una mentira.

Detectarla no es fácil y sí, puede acertar o fallar casi en proporciones iguales.

De hecho, duda de las informaciones descontextualizadas que algunas teorías o disciplinas proponen.

Una de ellas es la de los movimientos oculares que propone la PNL. En tal sentido, es pertinente recordar el estudio del psicólogo Howard Ehrlichman, quien en 1970 descubrió que los movimientos de los ojos no se relacionan directamente con mentir, sino con accesos a la memoria, con un ejercicio natural para recordar.

Una forma ingeniosa para descubrir cuando alguien miente es pedirle que cuente la historia de lo sucedido, pero al revés.

Si todo está en orden, los hechos deberían encajar, bien sea porque se cuenten en el orden lógico o en el invertido.

Por último, a veces toca confiar en lo instintivo. A veces, por más que quieras analizar señales, basta con que te enfoques en lo que sientes acerca de lo que escuchas o lees.

 

Conclusión acerca de cómo detectar mentiras

A pesar de que conozcas y apliques todo lo que aquí te mostramos, el riesgo de fallar a la hora de detectar el engaño existe.

Saberlo es importante para que no tomes juicios apresurados. Por supuesto, tampoco se trata de ser incrédulo o ingenuo a pesar de las evidencias, pero sí de no hacer de juez acerca de algo sobre lo que no necesariamente tienes pruebas o sobre algo que tal vez provenga de tu imaginación.

____________

Si quieres recibir atención profesional personalizada para abordar este u otros asuntos relacionados con la salud psicológica, agenda tu sesión online ahora mismo y experimenta el bienestar que tanto deseas.

Comparte este artículo