fbpx

Autoestima en niños : 7 claves para fortalecerla y lograr adultos fuertes

Autoestima en niños

Lo que aprendemos de niños nos determina como adultos.

Si aprendemos a darnos un trato compasivo y cariñoso, si aprendemos a aceptar que la perfección no es posible y que amarnos a nosotros mismos es un gran paso para poder relacionarnos luego con los demás, entonces habremos garantizado una buena parte de eso que llaman felicidad o, cuando menos, el bienestar mínimo consigo mismo.

Pero esto no solemos aprenderlo en las primeras etapas de la vida. De hecho, algunos nunca lo hacen.

A continuación te compartimos nuestras 10 claves para que contribuyas a que tus hijos o niños cercanos tengan una autoestima sólida.

1. Permítele a tus hijos que asuman riesgos

Algunos padres creen que el elogio es la base fundamental de la autoestima en los niños. Son importantes, no vamos a negarlo, pero más importante todavía es permitirle a nuestros niños que tomen decisiones, resuelven problemas y tomen riesgos.

Una vez que lo hacen, se hacen más responsables y fortalecen su autoestima.

Decidir todo por ellos y cuidarlos de cualquier riesgo mínimo no hace más que anular su capacidad para decidir y les manda el mensaje de que no son suficientes para tomar decisiones y asumir las consecuencias.

 

2. Elógialo, pero sin abusar

La respuesta más rápida que muchos padres o adultos toman cuando ven a un niño es darles un elogio.

El elogio no tiene ningún problema por sí mismo, pero si abusamos de él pueden suceder dos consecuencias.

La primera de ellas es que luego no actúen o se sienten mal si no existe el elogio.

La segunda es que intenten ser perfectos todo el tiempo para lograr más y más reconocimiento.

En lugar de esto, hazte consciente del contexto en el que los elogias.

Por ejemplo, es contraproducente decirle un niño que él está haciendo excelente si no está obteniendo los resultados adecuados en una suma o deletreando su nombre.

Por el contrario, puedes reconocer le su esfuerzo e invitarlo a que siga practicando hasta que lo logre, además de mencionarle que tú estarás ahí para apoyarlo.

Permítele a los niños que tomen sus propias decisiones

No tienes porqué decidir siempre qué ropa va a usar o qué zapatos debe ponerse.

La autoestima está íntimamente ligada a la libertad para decidir, pues entre menos libre se es para esto último menos se tiene la percepción de que se puede hacer.

Sí desde niños aprendemos, por ejemplo, que nuestros padres deben decidir siempre la comida que debemos comer en el restaurante, es más probable que cuando adultos nos sintamos temerosos y con la necesidad de que otro decida por nosotros.

 

3. Permítele a tus hijos que ayuden con los quehaceres del hogar

Muchas veces los niños quieren ayudar. De verdad lo desean, pero entonces algún adulto les dice que esa no es una actividad para los niños y que se retire, por ejemplo a jugar o hacer sus quehaceres.

El problema radica en que una persona adulta tendrá entre su listas de quehaceres la limpieza.

Pero claro, sí de niño nadie le permitió que aprendiera y desarrollara sus habilidades para tal tarea, difícilmente lo haga cuando crezca.

El niño o niña tendrían que vivir solos en algún momento, y cuando eso pase, tal vez no sepan hacer ni lo más básico para mantener el orden en su hogar.

No importa que el niño no limpie de manera perfecta. No sabe ni tiene por qué hacerlo, pero sin duda, la sola idea de que compruebe y que alguien confía en él para la tarea, contribuirá desarrollar su confianza.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email