Asperger: cómo identificar y tratar el síndrome

asperger
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Síndrome de Asperger es clasificado como un trastorno del desarrollo del espectro autista de acuerdo al Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), implica una condición genética la cual genera que el individuo posea ciertos patrones de conducta que permiten diagnosticarlo.

Su nombre hace referencia al médico austríaco Hans Asperger quien se había encargado de estudiar dicho síndrome en 1943, sin embargo, debido al impacto de la II Guerra Mundial no lograron difundirse su avances, al igual que posteriormente sus investigaciones fueron quemadas tras un incendio en la clínica en donde se encontraban resguardadas.

No obstante, Lorna Wing en 1981 retomó sus estudio y logró obtener una investigación concluyente, lográndose reconocer en 1994 tras la publicación de este trastorno por el DSM-IV.

¿Cómo se logra identificar el Asperger?

Su diagnóstico integral se puede realizar tanto con la aplicación de pruebas genéticas como neurológicas, a través de evaluaciones cognitivas y del lenguaje, permitiendo definir el coeficiente intelectual y sus funciones psicomotoras.

Principalmente se detecta a partir de los 4 años de edad, observándose los siguientes síntomas generales:

  • Se aisla de su entorno
  • No presenta interés en socializar
  • Se expresa de forma literal
  • No empatiza con las emociones
  • Hace rutinas o rituales repetitivos
  • Se expresa verbalmente con mucha formalidad
  • Presenta problemas de coordinación
  • Sus gestos faciales son limitados o rígidos
  • No se interesa en los juegos
  • Su contacto ocular es anormal

No siempre se presentan todos los síntomas de forma simultánea, en algunos individuos se pueden observar en mayor o menor grado dependiendo de las características de su propia personalidad.

A pesar de ello, si se observan ciertos patrones de comportamiento asociados al Asperger, es indispensable acudir a un psicólogo, disminuyendo así las posibilidades de generar algún cuadro de baja autoestima, poco rendimiento escolar e incluso depresión.

Por su parte en la actualidad se considera muy complejo su diagnóstico, especialmente cuando no existe un programa normalizado o estándar, sino que se pueden implementar distintos instrumentos que poseen sus propios criterios y por ende se pueden obtener diagnósticos diferentes dependiendo de la evaluación aplicada por el profesional de la salud mental.

Causas

De acuerdo a la publicación del Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos, señala que tras investigaciones realizadas, se han revelado ciertas diferencias estructurales y funcionales en ciertas regiones del cerebro de un niño con Asperger, los cuales posiblemente estén causado por una migración irregular de células embriónicas durante el desarrollo del feto, lo cual lo califica como un problema congénito, es decir que nace con ello.

Por su parte se plantea que al prevalecer un componente genético, la tendencia hereditaria es la razón de existencia del Asperger, pero que al pasar de un familiar a otro sus grados o niveles de afección pueden variar.

Tratamiento

El Asperger en algunos casos es tratado con tratamiento farmacológico, en especial si padece de trastornos asociados como la depresión o ansiedad, sin embargo los especialistas de la psicología a su vez se encargan en  trabajar para otorgarle diferentes herramientas, que le permiten acoplarse a su entorno y a los fines de poder desenvolverse lo mejor posible.

El plan de tratamiento normalmente se desarrolla en tres contextos, a nivel familiar, educativo y médico, los cuales deben estar acoplados, cumpliendo con los requerimientos de dicha condición y por supuesto mejorando la calidad de vida del individuo:

  • Crear rutinas
  • Definir reglas con cierta flexibilidad
  • Aprovechar las áreas del aprendizaje en las que mejor se desenvuelva.
  • Motivarlo a través de las recompensas
  • Promover las herramientas visuales
  • Fomentar la interacción social: En este caso es indispensable desde la edad temprana, ya que en la edad adulta podrá desenvolverse con mayor facilidad.

No obstante, estas actividades dependerán de ciertos aspectos esenciales del trastorno: las habilidades de comunicaciones, las rutinas obsesivas y los problemas motrices.

Las personas con Asperger en la actualidad son reconocidas como personas con ciertas habilidades a pesar de su condición, los cuales pueden permitirle especializarse en ciertos campos de las ciencias como la matemática, incluso se ha llegado a especular que científicos como Albert Einsten, Isaac Newton, Nicola Tesla o Andy Warhol presentaban este Síndrome, sin embargo no existen estudios verídicos que lo validen.

Por tanto si son tratados a tiempo, las personas que padecen Asperger pueden lograr una vida relativamente normal e incluso desempeñarse profesionalmente en diversos trabajos establecidos, aunque claramente requerirá de ciertas demandas como la motivación e impulso para continuar positivamente.

Es importante destacar que este síndrome es relativamente nuevo, y por tanto existen ciertos aspectos que resultan desconocidos para el campo de la psicología, no obstante existen diversos estudios que siguen ahondando en este campo como el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, al igual que el Instituto Nacional de Salud en Maryland y Bethesda.

También te puede interesar:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079