logo chile psicologos

Fono : +56 2 25036366

PASEO BULNES 317 OF. 611, Santiago.
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00 hrs.
Sábados de 9:00 a 14 hrs.

Bullying


Porque el bullying no sólo afecta a la víctima, sino al victimario, a sus testigos y al contexto escolar en general, conoce cómo prevenirlo y qué hacer cuando este problema está presente en el ambiente laboral o escolar.

bullying

El bullying es una forma de maltrato físico, psicológico o verbal que ocurre entre pares y,  generalmente, dentro del contexto escolar. Allí, el grupo de pares juega un rol crucial pues puede participar de diversas maneras, no siempre agrediendo directamente a quien sufre el acoso de parte de los demás, pero si pueden jugar un rol protegiendo al agresor o bien guardan silencio ante la situación. Desde aquí el bullying se aparece como un problema del que toda la comunidad escolar está llamada a hacerse cargo.
 

¿Cuáles son las consecuencias del bullying?


Si bien el maltrato físico es mucho más evidente, esto no implica que el daño en otros casos sea menor, ya que el maltrato psicológico y verbal recibido puede tener también importantes secuelas que pueden ser incluso peores que las físicas. Es complejo referirse a las consecuencias del bullying, ya que cada ser un humano puede recibir esta situación de manera distinta y en este sentido las repercusiones pueden ser tan variadas como personas lo hayan experimentado. En algunos casos, inclusive, este daño puede arrastrase durante años, hasta avanzada la edad adulta.

Las victimas de bullying podrían percibir, ya sea por fortaleza física o subjetiva, a su agresor como más fuerte que ellos, por lo que nos encontramos frente a una situación de intimidación donde la víctima siente temor de su agresor. En algunas ocasiones, es posible que perciba aún mayor pérdida al delatarlo, pues quien es agredido podría sentir desde su experiencia que pierde mucho más al delatarlo, al quedar como el “acusete”, desde aquí percibe el delatarlo como la posibilidad de quedarse solo, desprotegido o excluido del grupo.

¿Cómo se forma la experiencia de la relación con otros para las víctimas de bullying?


En este aspecto las respuestas pueden ser variadas, pero abordaremos la que de alguna manera representa uno de los niveles de cómo puede vivirse esta experiencia de agresión. En ocasiones la persona puede plantearse preguntas o bien anhelar que la situación sea distinta.
 

bullying infantil

“¿Por qué no puedo adaptarme con mis compañeros? ¿Por qué siempre me molestan? ¿Por qué no les puedo decir nada?”… “Yo quiero integrarme y ser reconocido entre mis pares, pero siento que no me dejan, que no puedo”…”En ocasiones siento mucha rabia, mucha pena, a veces siento que los odio y otras quisiera compartir con ellos, ser parte de sus risas y de sus bromas”


Desde esta perspectiva la a autoimagen de la persona es la más dañada, ya que la persona percibe que no ha podido adaptarse en estos contextos sociales, tiende a retraerse en los contextos que impliquen interacción con los otros. En los contextos sociales la persona tiende a sentirse puesta a prueba, percibiendo el entorno amenazante, o bien pensando que los otros no lo recibirán de buena manera. Esto último, sin duda, implica un deterioro en las interacciones sociales y una sensación de ser distinto o de no encajar ahí.


Rol de los padres


Romper el círculo que mantiene el bullying no es responsabilidad solamente de quien agrede y de quien es agredido; es responsabilidad de la comunidad escolar en su conjunto y de las herramientas y atención que entreguen los padres a los niños acompañándolos en el proceso.


En muchas ocasiones como padres les entregamos a los niños mensajes del tipo “no es bueno pelear, vas al colegio a estudiar”, “tienes que dedicarte a lo tuyo”. Sería razonable pensar que un niño podría decir, ¿cómo debo resolver mis conflictos si no peleo y todos en mi colegio pelean? ¿Cómo evito el relacionarme con otros si en mi curso hay 45 personas más? ¿Qué es lo mío? Muchas veces como padres desamparamos a nuestros hijos en sus interrogantes y en sus preocupaciones, quitándoles la base y el acompañamiento necesario para poderse enfrentar a los conflictos que en algún minuto como estudiantes también tuvimos que enfrentar. ¿Qué podemos hacer desde nuestro rol de padres? ¿Cuándo es necesario buscar ayuda? ¿Cómo podemos abordar estos temas en nuestros hijos si sentimos a veces que tenemos una comunicación deficiente con ellos?


Hoy en día es común encontrar en la consulta psicológica jóvenes llevados por sus padres. Los jóvenes son llevados a partir de la preocupación de los padres de notar a sus hijos “raros”, “no nos habla”, “cuando le hablo me contesta enojado”, “anda todo el día de mal humor”, “ha bajado las notas”, “estamos preocupados”. En muchas ocasiones los jóvenes sienten que no son escuchados, “me dice que quiere que le hable, pero cuando le cuento algo se enoja o no me pone atención”. En ocasiones como padres, tendemos a preocuparnos cuando percibimos que no podemos hacer nada. Pero es importante poner atención a los cambios de actitud o a las “señales” que nos envían nuestros hijos. El tener una dificultad o enfrentar un problema en el proceso y desarrollo de nuestros hijos, trasmitiéndoles a ellos que son personas capaces de enfrentar y hacerse cargo de estas dificultades y en ocasiones también es necesario pedir ayudar.

ciberbullying


¿Es necesario el trabajo psicoterapéutico para las víctimas de bullying?


En muchas ocasiones lo que significó la experiencia de sufrir bullying, durante corto o largo tiempo, para el adolescente puede tener consecuencia hasta su vida adulta, llegando a afectar sus relaciones sociales, amorosas y laborales. Hay casos en que el impacto que produce puede ser tan potente y mantenerse latente que pueden venir imágenes repetitivas y repentinas de los momentos donde se estaba siendo agredido, como una suerte de película. Estas imágenes contribuyen a fortalecer los temores y la sensación de incapacidad de relacionar con otros ya que todas las relaciones anteriores han sido frustradas y marcadas a partir de esta experiencia, “yo no sé si pueda relacionarme con otros…”.


Es importante evaluar el nivel de daño en conjunto con el profesional, tanto como las repercusiones del sujeto, esto último puede ser una limitante importante a la hora de enfrentarse al mundo social y laboral. Los seres humanos vivimos y tendemos al contacto con otro, ¿Cuánto se sufre ante la sensación de incapacidad de poder concretar este contacto?... Con esto, se torna de vital importancia el que la persona encuentre el apoyo que necesita para poder sentirse capaz en esta situación y del mismo modo las instancias donde se sienta acogido y comprendido; abriendo paso a su propia subjetividad.