Fobia Social: ¿Existe realmente un tratamiento?

fobia social

fobia socialQuienes se sonrojan seguido o evitan habar en público por una permanente sensación de verguenza, pueden estar comenzando una incipiente fobia social. Para conocer sus síntomas, tratamiento y pronóstico, lo primero que habría que preguntarse es ¿De qué se trata este problema? Probablemente algunos ubiquen su raíz en la infancia, en experiencias de bullying. Otros, en cambio, argumentan que puede ser un tema genético o que podría tener que ver con las relaciones de apego tempranas. Sea como sea, quienes sufren este problema viven con una dosis de malestar muy alta y es su derecho saber cómo poder, de una vez por todas, no vivir la vida entera limitados por este problema.

Definiendo la idea…

La Fobia social es el temor a enfrentarse a situaciones sociales, este temor puede ser en algunas situaciones sociales (especifico) o generalizada (a todas las situaciones sociales). En estas situaciones la persona siente una considerable angustia y pueden en ocasiones causar un deterioro importante en los distintos contextos de la vida del sujeto. Esta sensación de temor es intensa y aparece en situaciones donde sea necesario hablar en público, reuniones sociales y otros similares. Esta sensación aparece cuando la persona anticipa el evento social…“Decidí venir al psicólogo porque tengo una situación que me preocupa…Desde que entre a estudiar me da como un miedo, como angustia, una preocupación los días domingos, me da todos los domingos, el viernes cuando salgo y me voy a mi casa me siento tranquila, pero el domingo empiezo…Me siento sin ganas de ir a la Universidad…”

Esta sensación de temor va acompañada a menudo de otros síntomas…“Son unos nervios como que se me va salir el corazón. Como que me desmayo, siento agitación, transpiración, llego llorando…” Del mismo modo la vergüenza extrema puede presentar otros síntomas tales como palpitaciones, ruborizarse, molestia gastrointestinal, entre otros…

Limitaciones derivadas de la fobia social

Es importante puntualizar en algunas ocasiones las sensaciones que rodean la Fobia social pueden llegar a interferir en las actividades cotidianas de la persona, evitándolas e incluso en ocasiones abandonándolas…“Al final a partir de todo esto decido no ir…Cuando estoy frente a las personas o tengo que hablar, me dan ganas de irme, salir corriendo, ganas de llorar. Es como que todos me provocan nervios…Muchas veces cuando tenía que exponer en el colegio prefería que me pusieran un dos porque la sensación era más fuerte…Cuando estoy de vacaciones no me siento así…Decidí dejar de estudiar porque no puedo con esta sensación…

Por otra parte, en algunas ocasiones la persona se rodea de una serie de pensamientos negativos que podrían ser similares a estos…“Se me va a olvidar todo…no sé qué decir…voy a quedar como ridículo…Me voy a equivocar…se van a reír de mí”. Todos estos pensamientos tienen que ver con la situación y contribuyen al miedo y temor de la persona a participar en la situación.

¿Qué puedo hacer para no sentirme así?

Los pacientes que acuden a terapia buscan aliviar esas sensaciones…“No me quiero sentir más así, pero no sé si pueda porque esta sensación la tengo desde siempre…Cuando miro a otras personas que pueden hablar, que no les da nada…quisiera estar como ellas…” Y ocasiones sienten que esta situación no es posible de ser superada, con esto asisten con una baja expectativa de lo que se puede avanzar en este tema. Por otra parte, tienden a compararse con el resto y eso hace que se vean de una manera negativa a sí mismo, con una suerte de incapacidad de poder relacionarse, pese a que quisieran hacerlo en muchas situaciones y de manera desenvuelta.

El tratamiento psicológico de la fobia social depende mucho de la corriente teórica de la que se aborde. Es así como algunos señalan que algunas técnicas son más efectivas que otras, aseguran mejores resultados, o bien, obtienen resultados en forma más rápida. Desde nuestro punto de vista señalaremos que cada persona experimenta las situaciones de manera distinta y con esto lo relevante es apuntar el trabajo a comprender el temor que se tiene en esas situaciones sociales y a que la persona se siente capaz de enfrentarlas y de hacerse cargo de ellas en el futuro.