logo chile psicologos

Fono : +56 2 25036366

PASEO BULNES 317 OF. 611, Santiago.
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00 hrs.
Sábados de 9:00 a 14 hrs.

Celos


No se trata sólo de controlar los celos, sino de entender que es un problema que necesita atención profesional. Los celos enfermizos pueden ser muy peligrosos cuando no son tratados, pues pueden obnubilar a tal punto a una persona que pueden llevarla a cometer suicidio o asesinato, tal como últimamente hemos visto en numerosos casos de femicidio en Chile. Y es que los celos no son un problema menor. 

celos


Como poco se sabe de este tema, quien enfrenta esta emoción pocas veces comprende de que se trata de un real problema. En un principio, siempre parece haber razones para sentirla, razones que se supone tienen que ver más con nuestra pareja que con nosotros mismos. Creemos que la solución al problema es hacer que nuestra pareja cambie. Pero independientemente que haya o no razones válidas para sospechar de nuestra pareja, los celos tienen mucho más que ver con nosotros mismos que con ella, puesto que el anticiparse continuamente a un acto de infidelidad tiene relación con aquello a lo que más le tememos: el ser defraudados.


Algunas personas nunca habían sido celosas, pero después de una experiencia de infidelidad en una relación anterior o, incluso en la misma relación, las cosas ya no vuelven a ser las mismas. La persona en la que se supone debemos confiar, apoyarnos y querer incondicionalmente, ahora se ve como una persona que también tiene la posibilidad de caerse, más allá de lo que nos pueda decir o incluso de lo que podamos saber de ella. Por otro lado, cuando existen conflictos de pareja, las alertas de que algo ocurra se activan inmediatamente: el sentir que el otro es frío o ya no le motivan las mismas cosas, puede ser leído como un posible engaño, lo cual cambia negativamente nuestra actitud hacia nuestra pareja y hace que nuestra pareja se distancie cada vez más, lo cual se transforma en un círculo vicioso.


¿Controlar sirve para ser menos celosos?
 

Con el auge de los smartphones, las redes sociales, los dispositivos GPS y varias otras tecnologías, la posibilidad de hacer seguimiento a la pareja en los momentos que no está junto a nosotros es cada vez mayor. Saber cuáles son sus amigos, qué habla con ellos, en que tono son esas conversaciones, etc., nos da una cierta noción de cuán fiel nos puede estar siendo a nuestras espaldas. Muchas personas que llegan a nuestra consulta han comenzado una crisis de pareja tras haber descubierto mensajes por facebook u otras redes sociales de su pareja con alguien más, en un tono romántico.

celos pareja


Ahora bien, ninguna tecnología nos da una completa certeza sobre la otra persona y eso todos lo saben. Primero, porque así como es fácil poder espiar a través de las redes sociales, tambiés es fácil ocultar información. Y segundo, porque el control la mayoría de las veces termina generando más malos entendidos que ayudando, puesto que sólo nos habla de la actitud externa de nuestra pareja y no sobre lo que realmente siente, eso queda a nuestra interpretación. Para conocer realmente las intenciones de la otra persona y qué es lo que siente por nosotros el camino es diferente. La condición básica para esto es saberse comunicar en serio. Comunicarse es el requisito previo para conocerse y conocerse es el requisito previo para confiar. Los celos siempre surgen cuando no se conoce de verdad a la otra persona, aunque creamos que si y aunque pasemos mucho tiempo con ella. Si realmente la conocemos podríamos saber qué puede y qué no puede llegar a hacer en términos de lo que esperamos como fidelidad.

 

A esto apunta la terapia de pareja en Chile Psicólogos, a lograr una comunicación que permita a los miembros de la pareja conocer con certeza qué siente la otra persona y cuál es su grado de compromiso en la relación. Las consecuencias de esto pueden derivar en dos posibles resultados: restablecer una confianza genuina y prescindir del control o bien darse cuenta que nuestra pareja no tiene el mismo nivel de afecto o compromiso por nosotros y tener los elementos suficientes para tomar una decisión de seguir o terminar. Y es que, a fin de cuentas, los celos siempre guardan relación con un estado de temor a la decepción, a la soledad, alimentado por la duda de no saber realmente qué siente nuestra pareja y cuáles son sus intenciones. De este modo, la terapia intenta resolver este punto crucial.